De lo que piensa YSP en la bodega

Jorge Ángel Hernández

Quiero comenzar esta respuesta insistiendo en que no cambiaría nada de la esencia en mi trabajo «Allá por el bloguerío», que preparé especialmente para el BlogazoxCuba. Sí le agregaría muchas cosas, sobre todo argumentos, demostraciones, razonamientos menos compactados y mejor definición de la terminología; desde luego, si el canal de transmisión fuese otro que no un espacio de diez minutos ante un auditorio, presencial y en web, o un post del blog, que requiere aún menos estancia. A fin de cuentas, y luego de haber presentado ya mi libro número quince, no dejan de sorprenderme numerosos giros de interpretación de los lectores.

En su blog, Yasmín S. Portales se duele de no haber sido invitada, presencialmente, al Encuentro de blogueros cubanos en Revolución, y para expresar su dolor, regenera un prototipo de falso positivo: existe un tribunal que juzga a la ciudadanía para clasificarte como revolucionario o no revolucionario. Y así lo interpreta gracias a mis palabras, aunque con los antecedentes de su polémica, un tanto paranoica, con el intelectual y también bloguero Enrique Ubieta. Y se considera directamente suspensa. A estas alturas, me extraña menos su reacción, pues el trauma de la parametración, de conjunto con la manualización marxista padecida por años en las relaciones con la burocracia institucional cubana, hacen que se le tema al lenguaje por las remembranzas personales antes que por su justo sentido. Recuperar el ideario clásico del marxismo, como lo hacen Mészáros, Boron y otros a los que sin cesar acudo, entraña, por supuesto, ese riesgo. Los propios debates del evento me lo demostraron. Era, y es, un reto que he asumido, pues el lenguaje, como la soberanía, es de todos, y simplemente ocupo el espacio que mis ideas reclaman y consiguen, como lo intenta hacer Yasmín desde su bitácora.

Lo curioso es que se sintiera aludida en mi clasificación de la pretendida izquierda, con cuyos preceptos he polemizado desde antes de crear Ogunguerrero. ¿No considera YSP que la soberanía se adquiere también bajo la discusión con los preceptos plattistas de participación en nuestra blogosfera, donde incluí a todos, políticos y apolíticos, residentes en la Isla o fuera de ella? ¿No le parece una muestra de soberanía que esos antagonismos se expresen, cada uno desde sus plataformas? ¿Supone acaso que seríamos soberanos solo si invertimos la correlación de poderes, y los liberales de izquierda (pongamos por imprecisa clasificación) asumen el poder político, el control social y el aparato de gobierno? La soberanía de todos los cubanos se define en el propio ejercicio de la ciudadanía, que en Cuba, y en el presente, mayoritariamente incluye en su imaginario social la idea de vivir en socialismo y, mayoritariamente además, quiere renovaciones que mejoren el sistema.

YSP elude, por demás, otras ideas, pues a la vez que se pregunta para quién hablamos, en el Encuentro, desconoce las líneas que a eso mismo dediqué en el trabajo que cita. Es más, me adjudica la división de los blogueros en “disidentes frente a oficialistas”, recortando la frase para obviar que parto de decir que esa es la  “más elemental clasificación de la blogosfera cubana” y que responde, lo anoto de inmediato en el mismo trabajo, a una práctica goebbeliana de manipulación de Guerra Fría. Pero inclusión del sujeto no es lo mismo que inclusión y protagonismo del yo. Tal confusión, que puede constatarse al revisar su blog, la conduce a una postura que, en los tantos foros de discusión intelectual en que he participado a lo largo de mi vida, se le llama “de bodega”. De ahí que de inmediato recordara aquel refrán que contrapone lo que el borracho y el bodeguero piensan. Y que, para añadido, y una vez más de tantas, a mi mente acudiera el excelente cuento de Slawomir Mrozek “El muñeco de nieve”. E incluso aquel otro refrán conservado de mi infancia campesina del que se ha picado porque ají ha comido.

Hay que incluir en esos preceptos de soberanía, que no basta con declararse alternativo para superar las prácticas de discriminación, pues hace falta, más allá de la nieve, el ají y la bodega, un verdadero sentido de respeto al otro, de participación en el contexto de las ideas y de no discriminar el proceder ajeno en el debate, por disímil que pueda presentarse esa visión. Si así no fuera, YSP no hubiese confundido, tergiversado y malintencionadamente (su propia palabra) interpretado el proceso de selección de esa minoría que acudió pretendidamente en nombre de la mayoría. Pretensión imposible, pero inevitable, por demás. Y tampoco, para concluir con un respingo de vanidad personal torpemente herida, no hubiese confundido mi nombre con el de otro escritor (Jorge Ángel Pérez), aún cuando en su propio blog aparece el reportaje de la presentación de mi último libro en La Feria del Libro de La Habana. Ebria acaso por la necesidad de hacer activismo de inclusión, esquematiza al otro, lo suplanta y, para añadido, le escamotea las ideas que contradicen lo que ella misma intenta sostener. Difícil es reconciliarse con el precepto martiano de afianzarse en lo grande y huir de lo mezquino.

Y es evidente que no basta, tampoco, con lanzarse a opinar para tener una opinión ni, mucho menos, para acertar en el juicio. De ahí, supongo entonces por mi cuenta y sin conocimiento de causa ni de caso, que el casillero de inclusión presencial, que no en línea, la suspendiera.

 

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Polémicas en Web y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a De lo que piensa YSP en la bodega

  1. isa dijo:

    excelente comentario. Creo q lo importante es reunirse, debatir, compartir criterios. El Blogazo fue un escenario divino para todo eso y para mucho más.

  2. Pixter dijo:

    Hola “Ogún”. Me gustaría dejar algún comentario relacionado con lo que escribes, pero no me queda más remedio que decirte que haces buen uso del español, pero pésimo uso del lenguaje: en buen cubano, no se entiende ni jota. Si tu post es solo para filósofos como tú, entonces perdona mi osadía. Perdóname también si simplemente escribes para regocijarte leyéndote a ti mismo. Pero si estoy equivocado y escribes para que la mayor cantidad de gente conozca tus ideas, te sería provechoso usar un lenguaje más plano.

    • ogunguerrero dijo:

      Así es la vida Pix, me recuerdas el juego: Antón Antón Pirulero, cada uno atiende a su juego. De hecho, desde que veo de que me toman por filósofo ya comprendo que se les escapa el sentido de lo escrito y que el diálogo de sordos se pinta solo. Pero si tratas con categorías sociológicas para entender la sociedad, no puedes bajarte con otra fraseología. Por cierto, la lengua que manejo es el castellano, y el lenguaje no se emplea pésimamente porque resulte complicado, en ese caso se trata de comunicación, que no es precisamente masiva como Ud. la reclama; la complejidad también es parte de las Ciencias Sociales y del pensamiento intelectual, y bastante que se discrimina, por cierto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s