Suite poética para Alpidio Alonso-Grau

Con la amabilidad de siempre, el poeta Alpidio Alonso-Grau, recién galardonado con el

El poeta Alpidio Alonso-Grau, Premio Samuel Feijóo SEAP 2011

Premio “Samuel Feijóo” de la Sociedad Económica de Amigos del País, responde a la petición de Ogunguerrero y envía un fajo de poemas. Valga la poesía que compartimos para que el mundo sea mejor, al menos, desde el sincero corazón humano y en su sufrido sentimiento de justicia.

 

 

MONÓLOGO DE NADIE

Mi Reino está en ninguna parte

Tal vez allí una mujer me espera

Cierto que puedo ser diestro con la palabra y el arco

Y que clavé una estaca en el maligno ojo de El Gigante

Mas sigo siendo Nadie

Como cualquier mortal soy vulnerable a la música encantada

Y en más de una ocasión

Pedí que me amarraran a los mástiles y taparan con cera mis oídos

Guardo una cicatriz y un secreto

Acaso el porquerizo me conoce

 

VIENDO LLOVER EN LA LISA

Los demás que no fui,

los que pude haber sido,

los ajenos, los otros,

los que ya no seré:

ahora mismo sin sol,

¿son también de la lluvia?,

¿qué flamboyanes miran?,

¿dónde están esperándome?

 

LA HEREDAD

                                       Donde él no está

R. F. R.

Nos dejó sus preguntas

su mirada de santo

su perfil de mortal crucificado

Junto a su respiración cortada

nos dejó una doctrina del amor

que a cada despertar somete a prueba

palabras que no son El Evangelio

Para los que vendrán

nos dejó su fantasma

sonámbulo pertinaz con un ramo de estrellas

braceando entre las sombras

Nos dejó su difícil manera de morir

Sin saberlo

nos dejó su resurrección

su forma de ser Dios en los tiempos que corren

y

por si fuera poco

nos dejó la vigilia

hecha

según él

de sueños imposibles

Se atrevió a decir: siempre

Prefirió ser nosotros.

 

RECADO DEL RESURRECTO

Yo

sugiero

la

v

i

d

a.

 

TALA

Decir alguna vez: con el follaje escribo, las ramas son palabras de una música ausente que el poema repite a pesar tuyo. Decir: oye al deseo. Y aún después, mirando hacia lo lejos: detrás de aquella luz humea un pequeño bosque, y más allá, quedan los vastos almacenes del tedio, las naves del desahucio, las interminables carreteras donde en verano ves amontonarse cuerpos que hacen señales en otro y en el mismo sentido de tu ruta. Decir alguna vez, mirando la ceniza: no hagas caso del gris, todo no es más que brillo amontonado. Y luego, frente a un nudo de hojas que derrama en el vuelo toda su triste levedad de colores: encanto del instante de aquello que se alza.

Ser lo que cae, alguna vez decir.

 

SUITE PARA UNAS MANOS

   (Fragmento)

Toco tu mano.

La palma abierta de tu mano

contra mi mano abierta.

Los surcos sudorosos de tu mano

apoyados en

los surcos largos y confusos de la mía.

Dicen que el destino está en esos surcos.

Tu destino enfrentado a mi destino

según los que saben leer

en esas líneas.

Son líneas de carne que son líneas de tiempo.

Tu tiempo sudoroso

ahora fundido a mi tiempo largo y confuso.

Tu carne contra la mía

leída por quienes saben ver en la claridad

el tiempo de los otros.

El destino deshojándose

como un collar de vicarias

en las manos de una niña

que no sabe leer

el tiempo en su mano.

Esa niña está muerta.

Las vicarias son blancas.

El tiempo deshojó en tus manos las vicarias.

Tú eres esa niña deshojándose en el tiempo.

Nuestros destinos ensartados por las manos del tiempo.

El tiempo hace blancas líneas

en los pétalos de las vicarias.

Las líneas de los pétalos se confunden

con las líneas del tiempo

cuando toco tu mano.

Ilustraciones: Francisco Hayez: Odysseus Overcomb by Demodocus Song (detalles), http://en.wikipedia.org/wiki/Odyssey

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Cromitos cubanos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Suite poética para Alpidio Alonso-Grau

  1. Juan M. dijo:

    ¿Poesía bolivariana? (¡el ramo de estrellas braceando entre las sombras!) Se leen mejor que esos poemas ecológicos tuyos a lo Roberto Carlos (tus nietos te preguntarán qué es lo que sabes/ de las ballenas que cruzaban viejos mares…) Joder, y esa pose de ministro que tiene el poeta. Bueno, sería mejor que Fernando Rojas, me parece. De modo que no está tan mal la opción “Elpidio”(insisto en corregir su nombre). No, no estamos tan mal, compatriotas.

  2. ogunguerrero dijo:

    ¿Joder? La hoztia tío. Que sí que hay trauma en esas orillas de Dios porque los poetas de estas orillas de la Isla se expresen, nos expresemos. Y, por favor, aplica sin ofensas la crítica, para que pueda juzgar el lector que está más allá de la “hinchazón” política a qué responden los llamados “bodrios” que en anónimos (y ofensivos) comentarios señalas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s