Cinco poetas en su media rueda

Jorge Ángel Hernández

Más de una vez he bromeado con el poeta y estudioso martiano, mi amigo Yamil Díaz, sobre la categoría de joven poeta con que, con inconsciencia a veces, se camufla el desplazamiento que uno sufre al decidir quedarse a vivir en una provincia del interior de una isla bloqueada, vilipendiada o edulcorada, según sea la orilla que se escoja para transitar. Ahora estoy a punto de cumplir cincuenta años de edad y la Casa de la Poesía de La Habana me ha invitado a una lectura. La compartiré con cuatro amigos que, también calladamente, decidieron arribar a la media rueda de edad en este año: Teresa Melo, Edel Morales, Rito Ramón Aroche e Ismael González Castañer.

Estaremos el viernes 17 en Muralla 63, para que la poesía haga breve e intenso el tiempo transcurrido. Y dejo, de momento, uno de esos poemas que delatan que el tiempo que la broma hace ligero, tiene un peso de isla demorada, cargada en hombros a través del fuego de cada escaramuza.

DELGADO COMO EL GÜIN

Fui delgado como el güin que en el viento se estremece.

Me recuerdo delante del espejo con los ojos mordidos por un aura sin urna y sin futuro. Aprendí las canciones de Andy Gibb, epigramas de Ernesto Cardenal y la irónica fe de Roque Dalton.

Fui delgado y valiente. Un suicida. Devolvía cada golpe con la fe de que todo crecería.

Mi cabello colgaba, más espeso que la cresta del güin que se estremece al viento. Y mi barba era larga y tan mullida…

¿Es acaso un pasado no vivido? ¿Un paisaje que idea mi memoria?

Las fotos me delatan. Y hasta alguna leyenda de rumor.

Y es delgada mi hija y tan hiriente, que se burla del mundo y devuelve los golpes con oscuras sedientas profecías.

Hoy ya peso setenta kilogramos, aunque el viento se burla y me estremece como a un güin de campiña.

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en El Diario que a diario. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cinco poetas en su media rueda

  1. Yago Mendez dijo:

    “delgado” es innegable, pero “valiente” no recuerdo. Calculador y oportunista si, pero eso te ha ayudado con el tiempo a sentarte entre los poetas y eso no es poco. Claro que sentarse entre ellos ayuda a parecerlo, pero no a serlo. Publica este que hace tiempo no pasas un criterio contrario, Ya te toca.

  2. ogunguerrero dijo:

    Triste misión la del perseguidor, eh Yago?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s