Los graduados de Kafka

Jorge Ángel Hernández

El 4 de julio de 1883 nació Franz Kafka. Con ese trivial pretexto añado a esta bitácora mi cuento Los graduados de Kafka, del libro homónimo, Vigía 2008, incluido además en Hamartia y otros cuentos, Capiro 2009.

 

LOS GRADUADOS DE KAFKA

1

—Franz Kafka —respondí.

—Piso seis, sección cinco, aula cuatro, fila tres, mesa dos, turno uno —indicó, displicente en su mecanicidad.

Descubrí, con algo de estupor en ese instante, que las escaleras continuaban para alzar al edificio en una hilera incontable de pisos superiores. No pude asegurar si los había contado (seis) en la distancia o si sólo se trataba de una de esas suposiciones que el pensamiento convierte en hechos reales. Buen síntoma, de cualquier manera, para mi primer día de curso.

 

2

Impecablemente vestidos, hemos colmado la explanada de la Plaza. El siempre enérgico director lleva esta vez su rostro de felicidad. El informe final, en lugar de un panfleto, parece un documento esclarecedor, interesante, didáctico y ameno. Las felicitaciones, una vez más, para los abnegados miembros del curso de Ernest Hemingway cuyo ciento por ciento de retención de matrícula se une al ciento por ciento de aprobados. Muy de cerca y empatados casi hasta el final, los aspirantes a Rulfo y García Márquez. La extensa lista de menciones, reconocimientos y diplomas para las numerosas especialidades restantes —nombradas una a una y con entusiastas exclamaciones, aplausos y consignas en la aparición de Marcel Proust, T.S. Eliot y Octavio Paz, y un hondo silencio estructural en Rimbaud y Mallarmé— mantuvo nuestros ánimos despiertos hasta que llegara la llamada de atención, en reprimenda, para las vergonzosas deserciones en el curso de Alejo Carpentier, justo en el momento de regresar a América. Sólo después, los escasos graduados de Franz Kafka nos miramos con orgullo, a pesar de los reproches: pobre matrícula, alta deserción y varios insuficientes en la calificación final. Por fin llevamos, alta la frente, un título de identidad. Un diploma que hará orgullo en nuestras vidas.

Por fin es posible responder:

—Franz Kafka —sin ser enviado a un manicomio.

 

3

—Franz Kafka.

—Franz Kafka.

—Kafka.

—Señor K., por favor.

—Franz Kafka Franz Kafka Franz Kafka Franz Kafka

Franz Kafka Franz Kafka Franz Kafka Franz Kafka

Franz Kafka Franz Kafka Franz Kafka Franz Kafka

Franz Kafka Franz Kafka Franz Kafka Franz Kafka.

—Telegrama para el señor Franz Kafka.

—Señor Kartero, esta Karta es para el señor Franz Kafka del número Kuarenta y Kuatro. Debe ofrecerle mis disKulpas puesto Ke he leído el teKto.

—¿Dónde está ese imbécil de Franz Kafka?

 

FRANZ KAFKA OBTIENE PREMIO NACIONAL DE LITERATURA

 

—Y ahora, respetable público, el show más esperado de la noche: ¡Franz Kafka y sus F. K. K!

—Lo siento mucho, pero con ese nombre raro, y extranjero por demás, no puedo inscribirle a su hijo.

—El que a buen Kafka se arrima, buen proceso lo cobija.

CONCEDEN A FRANZ KAFKA DISTINCIÓN POR LA CULTURA NACIONAL

 

4

—Quizás —reconoció— en un período de juventud tuve intenciones de unirme a esa locura. Por suerte pude entenderlo a tiempo y me retiré sin mayores compromisos.

Asentí con un gesto inexpresivo y una mirada profunda y sentenciosa.

—De más está decirle que no conservo ni el más mínimo vínculo con jóvenes de aquel momento. Mi vida ha estado fuera de toda pretensión de ese tipo —aclaró, sin poder ocultar su nerviosismo.

La foto, la página facsimilar de los diarios rescatados por Brod, y las lujosas ediciones de El Castillo y El proceso, tiradas sobre mi mesa con premeditado descuido, crecieron en presencia mientras el señor hacía esfuerzos sobrehumanos por mirar a otro lugar.

—Mi gusto, mi manera de ver y de pensar, mis concepciones estéticas —agregó, nervioso ante el silencio— están radicalmente cambiadas. Si algo de eso padecí se ha evaporado ya, y soy otro.

Levanté la mirada en busca de sus ojos: temblaban. Debió pensar que admitiría las sospechas si bajaba la vista. Sostuvo su mirada unos instantes. Intrínseco, lo delataba el temor. Sabía que observaba con fatal detenimiento sus temblores, de ahí que se esforzara por mostrarme un rostro a punto de sonrisa.

Lo dejé hacer hasta que pregunté:

—¿Podríamos decir que ha sufrido usted una feliz metamorfosis?

Vertiginoso, más bien atropellado, contuvo impulsos de asentir. Frunció ligeramente el ceño. Se arrugó, como si fuese un muñeco de estopa en el susto de una hoguera, mientras hurgaba en su mente buscando una salida.

—La verdad es que apenas me gusta esa palabra —dijo, después de demostrar su rechazo con muecas sobreactuadas. —Sería demasiado incómodo su empleo. Si digo que soy otro, es porque nunca he sido aquel —continuó, enredando el idioma en su alegato—; no puedo asegurar que haya sufrido una transformación.

—¿Indica eso —acoté, abundante la ironía del tono— que tampoco está envuelto en un proceso?

—Desde luego —se apresuró. —Esto es apenas un acto de rutina, necesario para conservar los entrañables valores de la nueva nacionalidad con que nos iluminan. Ustedes cumplen un deber al que no pueden entorpecer con distinciones. Sería absurdo, irracional de mi parte adjudicarle a estas conversaciones carácter de proceso.

—¿Absurdo? ¿Irracional? —recalqué.

—Improcedente; impropio —resumió.

—Pero usted va a cumplir su primer aniversario de interrogatorios…

—¿Qué puede ser un tiempo tan breve en la vida de un hombre en toda la extensión del tiempo universal y la proyección de ese tiempo en el futuro?

Recuperaba su tono de pasividad, una vez más seguro en sus respuestas.

—¿Y no le gustaría regresar con su familia? —pregunté, con pesada reticencia, después de un breve silencio, quizás infinitamente breve en el silencio universal. —¿Ver por fin a Dora, su esposa, o a su hija Milena? ¿No le gustaría abandonar este castillo de una vez?

De nuevo se arrugó, como si fuese un fósforo en el agua, mientras se esforzaba por ahuyentar de su mente la nostalgia. La breve luz que subía de sus pupilas pasó de la inquietud al miedo. Alargó el ceño y, abriendo cuanto pudo la expresión, gesticuló con el rostro.

—Como a cualquier otra persona —admitió, distraídamente al fin. —Pero sé que he sido necesario en este sitio y que primero está la existencia de la nación que han venido a construir que todos los rezagos de identidad personal; sé que el mundo de luz que nos ofrecen compensa cualquier relación de intimidad.

—¿Entonces, no considera una invasión lo que hemos hecho, ni supone que sea un sinsentido este proceso?

—De ninguna manera —respondió apresurado. —Todo responde a una lógica de acción y consecuencia, a una necesidad perfectamente demostrable.

Contuve su discurso. Una mirada segura, directa a sus ojos, firmes como un dibujo natural, le indicó que era inútil el esfuerzo, que sólo acumulaba argumentos en su contra. Aún así, disimuló los síntomas de desconcierto y se dispuso a escucharme, como si no supiera con exactitud qué le diría.

Se repetía el ciclo ante mis ojos. Con similares gestos y respuestas. No importaba la vía que escogieran ni las artimañas pensadas y ensayadas. Acopiaba, siempre, elementos de juicio para sorprenderlos en contradicción, para fulminarlos en esa paradoja ineludible entre lo que decían ser y lo que sus respuestas delataban. No habíamos invadido su nación de decadentes kafkianos para dejar que lo siguieran siendo. Y sabía, por demás, que esperar un cambio brusco se inscribiría más allá de toda lógica. Era un profesional, y mi labor consistía en atender a los pequeños progresos para que ninguno perdiera ese preciado derecho de la sedimentación, la posibilidad de contarnos la existencia sin conceptos ni absurdos, como una historia de simple trascendencia.

Un ciclo que muy bien dominaba, ciertamente. Dejaba que el tiempo de interrogatorio se extendiese en proporción con la habilidad que mostraban para crear nuevas variantes y con el interés que solían organizar soñando convencerme. Días enteros luchando con su propia manera de pensar, con su estilo de vil razonamiento. Y en ocasiones semanas, y hasta meses, sin que el tiempo contase en realidad. Esta vez, no obstante su destreza, me abrumaba el cansancio, acumulado a lo largo de cientos de entrevistas.

Opté por atenerme a la rutina. Lo haría regresar hasta el primer nivel: al ABC de nuevo. Redactaría el informe con la habitual reserva de evidencias.

Aunque negado de palabra, la condición de proceso fue admitida en el juego de preguntas y respuestas; la metamorfosis había aflorado casi descaradamente y no faltó la tromba de ansiedad, binaria, opuesta, por Dora Dymant, Milena y la colonia penitenciaria. Por no profundizar, insinuaría, en esa serie de nuevos elementos que realzan el dogma de una lógica eficaz del argumento absurdo.

Hábil, sí, debo reconocerlo a pesar del informe que una vez más lo ahoga hacia el inicio. Uno de tantos graduados de Franz Kafka, no apto para reincorporarse a la pulcra sociedad que hemos fundado, donde la simple identidad de cada historia factible de contarse es hilo rojo, eje rector de todas las acciones.

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Oficio de leer. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s