Las esperanzas de Irma Sehwerert

Jorge Ángel Hernández

Durante casi dos horas, en la sede del ICAP en Santa Clara, Irma Sehwerert, madre de René González, charló sobre sus esperanzas acerca del caso de los Cinco cubanos. Había llegado acompañada de los niños y activistas del grupo comunitario que le ocupa parte de su incansable espíritu de trabajo y transformación de la sociedad en que vivimos. Una actividad que es pura educación popular comunitaria.

Sobre René, su hijo, habló con naturalidad, con elementos pragmáticos y de razonamiento equilibrado, y confirmó su simpatía por el equipo Villa Clara de béisbol, entre otros muchos detalles que supongo harán públicos las periodistas de Vanguardia y CMHW que nos acompañaron. Lo percibimos, sin embargo, en su vida penal, en sus vicisitudes y en sus esperanzas de hombre que no ceja a pesar de la carga con que lo ha perseguido la injusticia. Irma dedicó a Gerardo frases entrañables, llamándolo hijo y hermano de su hijo. No pierde la esperanza, dijo, pero tampoco se reconcilia con el sueño. Luego, ofreció a cada uno una respuesta sincera, objetiva, con los pies en la tierra y un sentido crítico que bien nos hace falta para los necesarios cambios de mentalidad que requerimos. La recuperación de valores en el ámbito de la familia es para ella una obsesión constante, de ahí que predique con esfuerzo en su barrio del Cotorro.

Al término del diálogo, las fotos, los intercambios acerca de cuestiones que se retienen para la comunicación directa, para la complicidad que las palabras de antes habían vaticinado. Y es cierto que a veces escribir sobre cosas tremenda y elementalmente humanas, se hace un tanto elíptico, dejando para el regocijo interior lo que la descripción no capta a fin de cuentas. Pero insinuarlo, al menos, es de ley.

Fotos: Carolina Vilches

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en El Diario que a diario. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las esperanzas de Irma Sehwerert

  1. Pingback: Las palabras de Irma Sehwerert | Ogunguerrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s