Guerra de códigos semióticos sigue amenazando a China

Jorge Ángel Hernández

Joseph Cofer Black


El Diario del Pueblo, de la República Popular China, ha calificado de “irresponsable” el hecho de vincular a esa nación con los 72 ciberataques sufridos por Organizaciones Mundiales y naciones en los últimos años. Así lo informa la agencia de noticias Reuters luego de haber contribuido a esta “irresponsabilidad“. Las presuntas vinculaciones con China no cesaron, sin embargo, con el hecho de dar a conocer el informe de McAfee, sino que sumaron otras opiniones, más bien suposiciones, de expertos vinculados a la CIA, como la del ex-agente Joseph Cofer Black, quien simplemente dijo que, tras la Guerra Fría y la guerra contra el terrorismo, se enfrentan a una “guerra de códigos”.
La guerra contra el terrorismo demostró, entre otras cosas, que era un bluf la existencia de armas de destrucción masivas acusadas por los expertos y que, sacado el costo en vidas y dinero, poco se ha conseguido. Baste recordar que solo el 19% de las víctimas de la guerra contra el terrorismo serían presuntos culpables, de acuerdo con estudios estadounidenses.
Sin embargo, la necesidad de replantear el escenario de la Guerra Fría en momentos de crisis irreversible, mueve los rumores mediáticos. Y va preparando el horno para recuperar abiertamente las circunstancias de Guerra Fría que permitan saltarse restricciones democráticas bajo leyes llamadas patrióticas. Así también, apuntan a Corea del Norte, como lo muestra una inmediata noticia que revela la captura de piratas estafadores que, según la Policía Metropolitana de Seul, a la vez que alguno ha recibido entrenamiento en China, sus ataques proceden del Centro de Computación de Corea del Norte. Los datos revelados de esa “investigación en curso” más bien indican la acción de pillos independientes, pero es importante cumplir con el manual.
La división maniquea de una libertad de Internet para los países y potencias occidentales, y un polo autoritario en otro extremo, se conjuga con la creación de Big Firewall chino. De modo que, mientras se solicita a Organizaciones y Naciones de Occidente que se protejan contra el espionaje y los ciberataques, por lo que se hace necesario que revelen sus bases de datos y sus recursos tecnológicos, se demoniza a la instrumentación china para evitarlos. O, lo que sería lo mismo: hay que ir creando las bases para la acción invasora, injerencista, del cybercomand imperialista.
La guerra de códigos se hace mucho más clara en su aspecto semiótico, en el ámbito de los significados que al mundo se lanzan en esta primera fase. La paradoja informacional es simple y de inmediato se entiende: la Guerra Fría que concluyó, sigue vigente.

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en El Diario que a diario y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s