Yoani Sánchez en un nuevo capítulo de su épica aventura

Jorge Ángel Hernández

Sitios por donde ha estado remando Yoani Sánchez en su última aventura de "hormiga demoledora"


Todos hemos visto cómo los niños pequeños simulan cabalgar, pilotar aviones, insertarse en carreras de autos y muchas otras aventuras que presencian, directamente o a través de la pantalla. Estos niños, al asumir sus roles, se creen en efecto pilotos, jinetes, astros del timón, campeones aventureros. Es la primera imagen que me sorprende cuando, a tanta insistencia, leo la entrevista que Yoani Sánchez ha concedido al diario El Nuevo día, de Puerto Rico, a través de dos enviados especiales, Mario Alegre Barrios, periodista, y J. Ismael Fernández, fotógrafo.
La bloguera cubana se define como “hormiga demoledora”, expresión que la publicación aprovecha para el lid. Es, por demás, una clara transferencia de roles entre el comportamiento humano y el de la fauna, algo que compone el universo simbólico de ese niño-aventurero de corta edad para quien la humanización de los animales constituye un proceder natural y no una abstracción retórica. Según tengo entendido, justo en la carrera de Filología se debe saber, por requisito, que es una prosopopeya. Claro, que ya el niño que crece, y ha aprendido a leer, sea quien sea quien le enseñe, sea cual sea la escuala a la que asista, descubre la distanciación de esa conducta y comienza a abstraerse del proceso de fusión de roles: transforma su imaginación en el proceso de socialización primaria. Pero en política, y para Yoani Sánchez, los procesos de abstracción son imposibles: solo cabe el canon y su repetición. Y, como ocurre con los niños de esa etapa de roles, los adultos los acompañan en sus juegos, asumiendo las aventuras elegidas y hasta aportando elementos que las vayan sazonando. Así de sencillo y así de insólito. Así de peligroso, en realidad.
Yoani cerrará su entrevista con una nueva representación: la isla en las últimas imágenes de su naufragio en la que algunos, por espejismo, intentan arreglar el desastre y otros, como ellas, reman. Rema, que no pica, dice la expresión popular cubana que intenta disuadir a alguien de algo inútil. Pero ella rema porque, en efecto, en su anzuelo pica lo que, socialmente, la diferencia de un amplio porciento estadístico de la población cubana: entreguismo proimperialista y ductilidad para incrementar su liquidez. Y cuenta, desde luego, con la complicidad de los adultos que le engrandecen su aventura.
Esta “hormiguita demoledora” no considera —no faltaba más— confiables a las estadísticas cubanas, por lo que establece que el esfuerzo del proceso revolucionario por disminuir las diferencias sociales, las heredadas y las que van surgiendo por su propia dinámica social, no es más que disimulo y que solo el 10% de la población (en sus propias confiables estadísticas) cree honestamente en el Sistema socialista. ¿No le es confiable a Yoani la CEPAL, organismo de Naciones Unidas que ha declarado a Cuba con un índice de analfabetismo que no se sabe dónde hallaron y que aun así es “escandalosamente” bajo? Las estadísticas de la CEPAL desmienten, sin embargo, el supuesto fracaso de Cuba en su proceso revolucionario, incluso a partir de los 90s, cuando se acaba el sostén soviético al que atribuye la actuación.
Claro, que para Yoani Sanchez, solo pueden ser confiables organismos como este mismo periódico, que da por hecho que quienes se retratan en El Malecón habanero a su alrededor son “agentes de la Seguridad”. Así que ya lo sabemos: ni siquiera un 10%, todo el que pase con una cámara fotográfica cerca de Yoani se convierte, automáticamente, en agente. Y corto el tramo satírico porque, cuanto más leo en la entrevista, cuanto más intento buscar un ápice de seriedad, más disparatado parece, más infantiles son los pretendidos argumentos. En su aventura de roles, vaticina, por ejemplo, que el Presidente venezolano Hugo Chávez perderá en las urnas, lo que la ubica de lleno en la agenda injerencista.
Como los niños de su edad (mental) ella revela sin embargo verdadera información de fondo, como cuando reconoce que Estados Unidos debe seguir tratando a Cuba como si fuera el FBI en un caso. Terminada la acumulación de información, y conseguida la orden del juez, vendría la intervención. Hacia allí rema ella, con los suyos.

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en El Diario que a diario y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Yoani Sánchez en un nuevo capítulo de su épica aventura

  1. Julio dijo:

    Que otra cosa pueden hacer los personajes como Yoanis. Son mercenarios que cobran por mentir, por difamar, no importa el compromiso MORAL que ello implique; total, ES ES UNA ASIGNATURA PENDIENTE para ellos; no quieren saber lo que es eso porque se les estropea el negocio que es lo más importante. Estos personeros son los que quedan en el camino sin una cosa ni la otra, repudiados hasta por la propia familia. Ese es el precio que pagan todos los que como Yoanis se prestan para el juego sucio contra su propio pueblo.

  2. Pingback: Del plattismo ante la visita del Papa a Cuba « Miradas Encontradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s