La luz, herida a sol y luna

Un poema de Pablo Tomás Banguela

POZO

Pozo es guitarra azul
caída en el fondo de sí misma,
cadencia que nos mira bajar a las aguas,
como si bebiéramos nuestros propios cuerpos
o esparciéramos por la luz, herida a sol y luna.
Quién que no navega buscando
el ojo más embebido de la corriente
no habrá quedado sin tabla
donde la espuma se lo trague.
Agua que imanas y en ti pierdo los pasos,
sabe este camino de la hondura,
cualquiera se vuelve eco,
imagen por donde el tiempo respira.
Otro será el anzuelo en el reflejo tan lejano,
otra será el agua y estallará la guitarra,
subirá desde el fondo de sí misma
hasta la luz.
Fuente: Faz de tierra conocida, p. 40

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Oficio de leer. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s