Donde toca la Banda Municipal

Tres poemas de Bertha Caluff Pagés

Ir al parque

Sentados,

frente a la glorieta,

donde toca la Banda Municipal,

una mujer y un hombre.

Juntan sus espaldas, y es el banco

una gran bacinilla de cobre.

 

Es cálido el sol matutino

desplegando su belleza sobre el bronce

serenado de las estatuas.

 

En el estanque sólo

un gesto del agua

al agua ha convocado.

 

No se hallarán hojas en las ramas.

Todo el parque se cubre

con las flores que caen

sobre su otoñal desnudez.

Hacia la infancia convoca el fotógrafo

tras su antiguo aparato.

Y quien posó a la luz

nada recuerda.

 

Con el alba,

el canto de los pájaros

ensordece la ciudad.

 

 Amado Francisco

Las tablas del techo,

carcomidas,

se caen.

El piso se raja y se hunde,

amado Francisco.

 

Lamento por la muerte de Patroclo

Ah, amigo, mi confianza,

incorpóreo ser, no me persigas.

No extiendas tu sombra en Tiro

si a ti erijo honroso túmulo.

 

Lamento el mío que te he perdido,

no extiendas la congoja con que has muerto.

Una armadura no es más que una cáscara hermosa,

una pica, una vara de fresno: bronce y tronco pulidos.

Quedar desnudos no es lo más terrible,

hállome aquí voceando desde lo alto

con el favor de la diosa que me cubre con su égida.

Empujadme, dejad quebrar mis huesos

con feroz estrépito.

 

Un rostro hermoso, mudo a causa de mi cólera,

la grande, la verdadera, la que llevaré hasta la pira.

Tu cuerpo no será presa de perros,

hediendo a sangre ante los muros, no estarán.

 

Ah, amigo, mi confianza,

incorpóreo ser que ha descendido,

acabada está la pira humeante,

la hecatombe

donde los vivos se han confundido con los muertos.

Fuente: Faz de tierra conocida, Editorial Letras Cubanas 2010. pp. 55-57

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Oficio de leer. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s