Un pañuelito lila bordado de orquídeas para Nersys Felipe

(A propósito de su Premio Nacional de Literatura)

Lidia Meriño

Querida Nersys:

Esta es una carta escrita a varias manos. Quizás la empecé a escribir hace muchos años, desde que escuché, en los días livianos de mi infancia, a una niña declamar un poema de una ducha maravillosa en el matutino de la escuela: “La ducha que hay en mi casa/ es una ducha encantada/ (…) Azul cielo, lila, rosa, /y, como la miel, dorada, /quiero que gotee mi ducha, /la quiero bien matizada./ Pues con tantos colorcitos/mi mamá va a parecer/acabada de bañarse/un fresquito atardecer.”

No sabía, entonces, quién había escrito aquellos versos que nos seducían a todos con su dulzura. Me enteré casualmente, ya de adulta, cuando encontré, en una vieja edición del libro de poemas Para que ellos canten, a la escritora Nersys Felipe. Después, cuando sentí la necesidad de escribir textos en los que viven y piensan personajes afines a la infancia, indagué por Cuentos de Guane, una obra de referencias obligadas para todo aquel que necesite doblegar el lenguaje a la categoría más elevada de limpieza con que debemos acercarnos a los infantes, aún cuando hablamos de las cosas más tremendas y difíciles.

Cuando en el año 2001 la Editorial Cauce inauguró la colección Fililí con Maísa, su editor Carlos Fuentes me pidió escribiera un texto para que fuera musicalizado por Miriela Mijares con el fin de estrenarlo en la presentación del libro. Aunque la idea me resultó altamente comprometedora confieso que no fue difícil hallar inspiración en estas páginas. Así nació: “Un pañuelito lila de orquídeas bordado  ha traído Maísa  a la celebración/ (…) Y se van las amigas/ a ensartar maravillas/ escalando los sueños/ de postes hasta el cielo”.

Fue entonces que la conocí personalmente y pude escuchar en su propia voz a la niña que me habían revelado sus personajes, Ine o la propia Maísa.

Lo que hasta aquí le cuento no es más que el pretexto para enviarle este mensaje así pequeño, para que le llegue íntimo, cercano. De gratitud por mi parte, en primer lugar, por llevar nuestra tierra a una categoría universal desde ese insignificante punto en la geografía que es Guane o desde la esencia clara del Cuyaguateje.

De gratitud hacia su obra inmensa de las más jóvenes voces, aquellos a quienes ha dedicado cada letra y que después de asomarse a sus textos  me han ayudado a bordar, con sus breves edades, unas nuevas orquídeas en el pañuelito lila que le regalara Pichón. Estas son sus palabras:

 Nersys:

Mi nombre es Lizandra y formo parte del taller literario “La hojita suelta”. Quiero enviarle este breve saludo porque hasta en lo más pequeño y sencillo como un “corazón de libélula” pueden encontrarse las cosas más bellas. Por mi parte de futura a escritora a la escritora que es Ud., la felicito por todos sus premios y dedicación a los niños, expresándose de una forma tan natural como lo hace en Cuentos de Guane. Espero verla algún día ante mí para poderle decir más que estas breves palabras. Un afectuoso saludo tropical de todo buen cubano y que su imaginación siga volando como los duendes de Tía Tota.

 Nersys:

Soy María Irene, tengo diez años y estoy en quinto grado. Me gustó mucho su libro Maísa y en especial el cuento de las ranitas. El personaje de Maísa es mi preferido por sus travesuras de niñita que acabó creciendo en el colegio de las monjas.

 Estimada Nersys:

Muchas felicidades por el premio que ha logrado obtener después de mucho esfuerzo. En el taller literario nos han recomendado leer sus libros y hemos intercambiado criterios sobre ellos. Maísa es un libro hermoso al igual que Corazón de libélula. Espero que siga escribiendo libros e historias maravillosas y que con ellos siga obteniendo los más importantes premios.

Me despido de Ud. muy humildemente, con gran admiración y respeto.

María del Mar, 13 años

 Nersys:

Felicidades por su premio. De sus libros me gustó mucho Corazón de libélula, las historias son muy originales, divertidas y frescas porque se muestra la mitología de una forma nueva, de un modo en que todos la puedan entender. Gracias por escribir para nosotros historias maravillosas que me han hecho creer en los duendes y en las criaturas de ensueño. ¡Vivan los duendes! ¡Vivan las hadas! ¡Vivan las niñas y los niños! ¡Vivan sus cuentos! ¡Vivan la infancia y los sueños!

Daniela, 13 años

  Estimada Nersys Felipe:

Mi nombre es Gabriela Vieira Ribalta y estoy en sexto grado. Hace poco formo parte del taller “La hojita suelta” donde decidimos escribirle una carta familiar, con un sentido de confianza, precisamente porque a través de la lectura de sus libros, de cada frase, de cada duende o duenda podemos descubrir a aquella persona mágica, bella y profunda capaz de crear mundos llenos de amistad y amor. Y entonces siento que la conozco mejor, ya no es para mí una lejana escritora sino una compañera de toda la vida y por qué no, una amiga.

Me gustaría felicitarla por su reciente  Premio Nacional de Literatura. Creo que no es para menos, después de años de esfuerzo y de amplia obra literaria, también felicitarla por su capacidad de mantenerme a mí y a todo el que la lee ensimismada con sus cuentos tal como lo hizo Cecilia deslumbrada por un destello de sol.

De sus libros el primero que leí fue Corazón de libélula que contiene maravillosos relatos de duendes y duendas que tanto inspiraron mis dibujos y que más tarde me impulsaron a participar, tomándola como autora predilecta en el concurso “Sabe más quien lee más”. Luego leí Aguas que el tiempo teje y quedé nuevamente impresionada por “Cuentos de Guane”  y “Román Elé”.

Por favor no se sorprenda si en uno de estos días se encuentra galopando sobre un caballo mitad pegaso, mitad unicornio, junto a un palomo castaño y miel sobre un paisaje verde bañado por el Cuyaguateje a tres metros de un mar salado y azul, será por causa de un sueño, una historia o una carta extraviada.

 

Un cálido saludo y un eterno abrazo de todos los miembros del taller “La hojita suelta”, desde la santa Clara hasta el pinar del río.

Lidia Meriño (escritora y pinareña)

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Oficio de leer. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s