Guerra Argentina de Repsol YPF, El País y otras yerbas

Jorge Ángel Hernández

Los gobernadores de las provincias petroleras argentinas evaluaron, en la Casa de Gobierno. Junto a Cristina Fdez y De Vido, la reversión de áreas y los siguientes pasos. Foto: Presidencia (Página 12)

La empresa de petróleos argentina YPF quedó desnacionalizada en 1999, bajo el gobierno de Carlos Menem, luego de que se especulara con su endeudamiento externo, con la valorización de los yacimientos. Todo, en violación de los derechos de trabajadores y habitantes de las regiones invadidas. Acaso este pasado especulativo no sea por completo un síntoma de la rapiña naturalizada que se produjo en esos tiempos de carrera privatizadora en Argentina. Las acciones de Repsol YPF han bajado, como anuncian muchos diarios, pero también han subido de inmediato. Es decir, se han mantenido oscilando a partir del flujo informativo que crea las alarmas.

El gobierno Argentino ha comenzado a recibir amenazas de la cúpula del gobierno español, tratando de convertir el problema en un conflicto entre naciones. Así lo han considerado J. M. Soria, Ministro de Industria, y Méndez Vigo, secretario de Estado para la Unión Europea. Este último, con una frase que es una verdadera amenaza de bloqueo: “Romper las reglas de juego tiene un coste y Argentina se va a convertir en un apestado internacional”. Los cubanos tenemos una experiencia de 50 años de lo que puede ser convertirse en esa categoría de apestado internacional, sobre todo después del derrumbe del campo socialista europeo, cuando no se ha dejado el más mínimo resquicio de criterio al patrón de juicio general que exhiben los monopolios de la información, sirvientes incondicionales del injerencismo plattista. Ni se ha avanzado, a pesar de falsas promesas y fraudulentas propagandas, en la restricción legal de las medidas de asedio estadounidense.

Poco antes, EEUU retiró concesiones crediticias a Argentina, al suspenderla en el Sistema Generalizado de Preferencias, así que es de esperar que la agresividad prepotente de la cúpula de gobierno español se sienta protegida por estos precedentes. Curiosamente, la campaña mediática acepta como referente la opinión de Diarios como La Nación o El Clarín, y desechan, por ejemplo, el reportaje de Página 12, en el que, además de señalar el extremo secreto en que se reunieron los gobernadores de las provincias afectadas por Repsol-YPF, se dan los detalles de la situación. Para estos Diarios, como el monopólico El País, es importante generar el mismo caos que cuando el gobierno de Evo Morales. Como en El ciudadano Kane, de Welles, la guerra la fabrican los Diarios.

Ahora bien, si es tan nacional para España el conflicto de Repsol-YPF, ya que el vapuleado PSOE también le ha dado el visto bueno a la amenaza, ¿va a asumir las indemnizaciones por depredación del Medio Ambiente de la Compañía? ¿Va a pagar la deuda boliviana, luego de haberla comprado con promesas de recapitalización, o sea, con las mismas promesas que ahora le hace a la Argentina luego de que el producto de la explotación no regrese al país?

La recapitalización, no lo pasemos por alto, no reinvierte el dinero en el país ni genera desarrollo nacional, sino, como ha ocurrido siempre, produce endeudamiento, con el consiguiente enriquecimiento de los propietarios y la pobreza de los naturales. Esa fue la primera estrategia del gobierno de Néstor Kirchner: pagar la deuda externa para desprenderse de la coyunda legal de la capitalización. No se trata, pues, de un gobierno socialista, que propone nacionalizaciones hacia un poder popular, sino de una política nacionalista que busca, por el contrario, recuperar los estamentos del Estado de Bienestar capitalista e instaurar procesos de democratización en las decisiones gubernamentales. Y ni siquiera eso pueden admitir los monopolios, petrolíferos y mediáticos, que en una misma salsa andan.

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en El Diario que a diario y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Guerra Argentina de Repsol YPF, El País y otras yerbas

  1. epicuro dijo:

    otra vez el maldito populismo….quien es el majadero que se traga el interes social del asunto.
    Una nacionalización es salirse de las reglas del juego aunque a mi no meguste , es así.
    Salirse de la reglas del juego tiene sus consecuencia, y esto afecta a todos.
    La nacionalización representa jorobar a unos para el enriquecimiento de otros que ya de por sí tienen mucho….
    Alquien se pregunta el motivo real del conflicto y no lo vistan con el nacionalismo propio del futbol, pensemos un poco más allá…

    • ogunguerrero dijo:

      Epicuro, La nacionalización es una respuesta a la privatización. Las reglas del juego, por lo que se expresa son entonces las de la prtivatización. Si el “populismo”sirve de tránsito para contener esa privatiación gracias a la cual es seguro que solo serán ricos, y cada vez más, los más ricos, pues que se le reconozca el mérito al populismo y, sobre todo, su valentía de no hacer el juego ni tolerar las reglas de la hegemonía global de los monopolios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s