Fondos para subversión en Cuba: ¡El peor negocio!

Iroel Sánchez

En las últimas semanas, Estados Unidos ha recrudecido las sanciones a empresas que vulneren el bloqueo económico a Cuba, llegando a imponer la mayor multa de que se tenga noticias por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) para sancionar al banco holandés ING por 619 millones de dólares.

La OFAC es un aparato dedicado a perseguir, en lo fundamental, cualquier transacción financiera o actividad comercial cubana en todo el mundo. Así se gasta el dinero de los contribuyentes norteamericanos en implementar un bloqueo que termina no sólo dañando a Cuba sino a la propia economía estadounidense, limitando el acceso a un mercado cercano que generaría empleos e ingresos en tiempos de crisis como los actuales.

Pero no sólo por eso la agresión a Cuba es un mal negocio. Estados Unidos ha dedicado desde 1959, sin resultados, miles de millones de dólares a crear una “oposición” en el interior de la Isla con el objetivo de derrocar la Revolución. Funcionando con una lógica que creen universal, porque es la suya, los gobiernos norteamericanos creen que con dinero pueden comprarlo todo, incluyendo al pueblo de un país vecino; aunque con ello sólo han conseguido ganarse el apoyo de una minoría antipatriótica y muchas veces delincuencial.

Quizás estemos ante el peor negocio de la historia: una inversión reiterada a través del tiempo que no da los frutos esperados pero sigue realizándose. Quienes tantas lecciones de economía quieren dar a Cuba deberían reflexionar sobre esto, porque desde el descalabro de Bahía de Cochinos hasta el circo del llamadoFestival cliclo único que EE.UU. ha logrado en la Isla es engordar parásitos a costa de los ciudadanos norteamericanos.

Fuente: La pupila insomne

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Hallazgos compartidos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fondos para subversión en Cuba: ¡El peor negocio!

  1. Francisco A. Dominguez dijo:

    Primeramente, antes de ofrecerle mi comentario, deseo agradecer la gentileza que ha tenido conmigo en ese diálogo ininterrumpido que hemos mantenido en la entrada anterior.
    Voy a comenzar diciendo que a lo largo de los 53 años de la Revolució cubana, e incluso antes, el gobierno de Estados Unidos, representante ante todo de los intereses de Wall Street, no ha hecho más que cumplir con su función dentro del sistema de capitalismo monopilista de estado que ellos mismos encabezan. Una revolución anticapitalista, antiburguesa como la cubana no podía esperar otra cosa que la constante agresión, para lo cual obviamente Cuba debe estar preparada. No podemos pensar que el gobierno de Estados Unidos actúa contra sus intereses porque ni es ascético ni bruto: el gobierno de Estados Unidos hace lo que le conviene, que es dejar sentado que por mucha revolución que se haga en Cuba, la Isla no deja de considerarse una dependencia norteamericana, incluso en ausencia, como ahora, a lo cual contribuye el lamebotismo-anexionismo miamense: “¿No nos quieren? Ahí va el Bloqueo para que vean cuánto nos necesitan.” Si encima de eso se produce una sublevación inesperada, esta llevaría indiscutiblemente a un gobierno afín a los intereses de Washington (Wall Street), lógica que se demuestra con el accionar “improductivo” de la SINA en lo referente a los SINAfilos. Así cualquier dirección política que se tome en Cuba que no se rija por lo que se dicta en Washington está destinada a enfrentar la agresividad del Norte… No nos dejemos engañar por la experiencia de Viet Nam y China.
    El gran perjudicado en esto es – no hay necesidad de decirlo- el pueblo cubano, y no solo por el efecto negativo directo de la política norteamericana contra los habitantes de la Isla. Creo que no hay que ser demasiado inteligente –por eso digo que los yankis no tienen nada de brutos- para percatarse de que una agresión perenne como la norteamericana contra un pueblo hace al gobierno que rije sobre ese pueblo más fuerte, independientemente de las características particulares de dicho gobierno. Ahí está el daño, porque de pronto el gobierno de Cuba se hace incuestionable, indiscutible, casi el gobierno natural del pueblo cubano. Pero yo no creo que exista tal cosa como el gobierno natural de un pueblo. Un gobierno gana y pierde legitimidad de acuerdo a su proceder a través del tiempo, y como puede incurrir en errores, algunos mayúsculos, ni es natural ni debería ser eterno, dadas por supuesto las condiciones para sacarlo del poder. No en vano Marx, como buen revolucionario, pensaba que los dirigentes debían ser elegidos por el pueblo y este debía tener derecho a la revocación inmediata. Resulta que la actitud norteamerica ha propiciado que la situación cubana –el contexto histórico- permanezca prácticamente inamovible durante cinco décadas, sin que importe ya cuán bien o cuán mal el gobierno actúe, pues el gobierno, dada la postura norteamericana, ha sido, en las mentes de la mayoría de cubanos, incuestionable, aceptando incluso una forma de gobierno y Estado que, cuando se repasa la teoría revolucionaria que nos ha dejado la historia, resulta bastante contrarrevolucionaria. En otras palabras, gracias al gobierno de Estados Unidos, el gobierno cubano se ha ganado una legitimidad imperecedera de la que, dentro de otras circunstancias, tal vez no hubiese disfrutado, negándole al pueblo la posibilidad de decidir en un ambiente auténticamente democrático y libre –auténticamente revolucionario- cuando le toca a los que mandan irse a casa, algo que –repito- Marx enfatizó, y Martí, sin dudas, apoyaba. Me parece a mí que, sin la presencia nociva de Estados Unidos, en estos 53 años ha habido varios momentos en los que se pudo haber mandado el gobierno a casa.
    En esta encrucijada, creo que para aquellos que créemos que el pueblo debe disfrutar de esa posibilidad no nos queda más remedio que enfrentarnos a la injerencia yanki, incluyendo aquellos que dentro de Cuba le hacen el juego, a la vez que insistimos en la progresiva creación de espacios de libertad y democratización de la Isla incluso apoyando al actual gobierno, dado el programa de reformas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s