Lógica informal irónica

Jorge Ángel Hernández

En el «Pirulo de tapa» del diario argentino Página 12, del jueves 5 de julio de 2012, se halla esta nota:

CADENAS

La influencia de las cadenas de televisión en la política mexicana se hizo evidente en estas últimas elecciones. La ex integrante de la banda pop RBD, Anahí, una influyente actriz de la cadena Televisa, sería también la primera dama del estado de Chiapas, ya que mantiene una relación sentimental con quien ganó las elecciones a gobernador, el candidato del PRI, Manuel Velasco Coello. También Angélica Rivero, la esposa del candidato de ese partido que ganó la elección presidencial, Enrique Peña Nieto, es una conocida actriz de Televisa. La campaña del PRI fue además respaldada ostensiblemente por esa cadena de televisión.

En esa misma edición, aparece además este problema lógico, comentado por Adrian Paenza:

TRES LÓGICOS EN UN BAR

“Tres lógicos entran a un bar. El barman se acerca y les pregunta: ‘¿Todos quieren cerveza?’. El primer lógico mira al barman y le dice: ‘No sé’. El segundo lógico también lo mira y le dice: ‘No sé’. Finalmente, el tercer lógico mira al barman también y le dice: ‘Sí’.”

Por supuesto, es difícil tener que explicar una historia de este tipo, pero me interesa invitarla/lo a que relea el enunciado y vea si puede seguir el “hilo” de lo que sucede en el bar. Haga el intento de deducir qué es lo que quería cada uno y por qué el último de los tres está en condiciones de contestar afirmativamente la pregunta del barman. La/lo dejo a usted con usted mismo pensando qué pasó.

Reflexión

En principio, da la sensación de que únicamente tres lógicos (o personas que se dediquen al estudio de la lógica) puedan tener una conversación de ese tipo.

Segundo, quiero reflexionar con usted sobre lo que pasó. Cuando el barman pregunta si todos (y quiero enfatizar esta palabra: “todos”) quieren cerveza, está claro que sin hablarse entre ellos, es imposible que el primero (o el segundo) de los lógicos pueda contestar. Es que ninguno de ellos sabe lo que va a pasar con los otros.

Cuando le pregunta al primero, si él no quisiera cerveza, habría debido contestar que no a la pregunta de si todos quieren cerveza. Como no dijo “no”, uno puede deducir que él sí quiere cerveza, pero no puede contestar la pregunta de si todos quieren porque no sabe lo que van a contestar los dos que le siguen.

De la misma forma, es posible deducir que el segundo lógico también quiere cerveza, pero tampoco puede contestar que sí (por las mismas razones que el anterior) porque no sabe lo que quiere el tercero.

Recién el último es quien cuenta con todos los datos para dar una respuesta. El tercer lógico es el único que puede contestar o bien que sí, o bien que no. Si dijera que no, significaría que él no quiere cerveza (pero los dos primeros ya sabíamos que sí). En cambio, como él sí quiere cerveza, y ya sabe que los dos que lo antecedieron también, entonces él contesta “sí” cuando el barman les preguntó si todos querían cerveza.

Como escribí más arriba, es complicado tener que explicar un chiste. Sin embargo, en este caso, creo que valió la pena. ¿Usted qué piensa?

Añado ahora un hipotético problema lógico:

Tres figuras mediáticas de Televisa entran al set televisivo que celebra la victoria del PRI. De inmediato el locutor les pregunta:

«¿Hubo fraude en las elecciones mexicanas?»

«No», responde la primera; «No», responde la segunda; «No sé, ¿a qué elecciones se refiere?», responde la tercera.

Resultado: Las dos primeras figuras alcanzaron de inmediato su aumento de sueldo, pues no estaban en condiciones de responsabilizarse con la opinión de los demás. La tercera fue removida del puesto por un escándalo que nada tenía que ver con el caso de las elecciones ni con su irresponsable decisión de responsabilizarse con la opinión de los demás.

Y este otro:

Tres disidentes cubanos entran a la oficina de la SINA en La Habana, para cumplir una de sus habituales visitas. De inmediato, un encuestador del IRI les pregunta: «¿Todos quieren cerveza cuando terminen de llenar el cuestionario?». «Sí», responde el primero. «Sí», responde la segunda. «El servicio es también para llevar?», contesta, creativo, el tercero.

Resultado: Los tres disidentes tomaron cerveza al terminar de responder la encuesta, porque era evidente que todos querían. Los tres se llevaron sendas jabitas a casa, porque era evidente que el servicio es también para llevar. El encuestador del IRI recibió al día siguiente la visita de otros tríos de disidentes que querían cerveza, cuestionario, y envío para llevar. Todos los disidentes consideraron además bien pagado el acto de estampar la equis en la casilla adecuada para el IRI y sugirieron que el bar para respuestas lógicas pudiera funcionar en turno permanente, aunque con diversidad de criterios, por aquellos que prefirieran otro tipo de bebida, otro tipo de servicio para llevar o retribuciones menos atrasadas que pagos en especie. Así, todos quedaban en condiciones de responder por todos, dijeran lo que dijeran.

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en El Diario que a diario y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s