Argelio, pinchando, se divierte

Desde el primero de mayo, fecha emblemática para los trabajadores del mundo, el Santiestéban pinchando se divierteintelectual cubano Argelio Santiestéban ha asumido un nuevo espacio, esta vez en Radio Habana Cuba, titulado “Una anécdota cubana”.

El título de este post responde a como él mismo tituló el correo electrónico que enviara con la noticia a un grupo de sus amistades. No les voy a negar, dice Argelio Santiestéban con su humor acostumbrado, que, en tal desempeño, me estoy divirtiendo. Lamentablemente, en el sitio de Radio Habana Cuba no aparece grabación del programa de Argelio, lo cual se pierden muchos. Reproduzco entonces la anécdota de acuerdo al guión tecleado, que es, como sabemos quienes lo escuchamos con frecuencia, menos simpático que en su voz

Sirva, de cualquier modo, su botón de muestra:

RADIO HABANA CUBA UNA ANÉCDOTA CUBANA
ESCRIBE Y LOCUTEA: ARGELIO SANTIESTEBAN
TEMA: VERBO “ESPUTAR”
Esta insignificante crónica de hoy podría tener un título… déjenme imaginar… bueno, podría tener un título que fuese como un ruego. Sí, se puede llamar… se puede llamar “¡No exagere, doctor!”.

Pero entremos en materia.

El diccionario, ese libro sagrado que mis amigos llaman “el mataburros”… el diccionario, les decía, lo declara clarito, clarito: el verbo “esputar” equivale a “expectorar” o “escupir”.  Ese verbo, “esputar”, mucho tiene que ver con la anécdota de hoy, ocurrida en un hospital que una compañía azucarera norteamericana tenía en el norte del oriente cubano, donde mi padre se desempeñaba como laboratorista clínico.

Una mañana, pasaba visita cierto médico que era… era él mismo todo un caso. Mediocre intelectualmente a más no poder, gracias a que su familia pertenecía al estrato económicamente privilegiado, pudo darse el lujo de invertir entre once o doce años para, a tropezones, cursar la carrera. Para disimular su ignorancia total, pretendía mostrar superioridad abusando de los tecnicismos, de la jerga de su profesión, de las palabritas sólo conocidas por sus colegas.

Aquella mañana en que pasaba visita, se acercó a la cama de una paciente, quien estaba acompañada por la madre. En la rutina del interrogatorio clínico, en lugar de preguntar si la paciente escupía, dijo profesoralmente con su cara dura, a la acompañante: “Señora, ¿ella esputa?”. Y la madre saltó como un resorte, con las siguientes palabras: “Sí, verdad que es una muchacha muy alegrita, pero… lo otro, médico, lo otro… ¡es una exageración y una calumnia!”.

 

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Cromitos cubanos, Hallazgos compartidos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Argelio, pinchando, se divierte

  1. Pingback: Argelio, pinchando, se divierte | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s