El Premio WSIS de Cubarte y el inmediato reto

Jorge Ángel Hernández

La WSIS (World Summit on the Information Society/ Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información) ha entregado uno de sus Premios de 2014 al portal Cubarte, específi

Rafael de la Ossa Díaz muestra con satisfacción el Premio del Portal que dirige

Rafael de la Ossa Díaz muestra con satisfacción el Premio del Portal que dirige

camente en su categoría 8: Diversidad e identidad culturales, diversidad lingüística y contenido local.(1) Ciento treinta y ocho proyectos de cuarenta y tres países fueron nominados para la Edición de 2014, con representación de todos los continentes del Planeta.
El voto se emite por todos los accionistas de la Organización y no se les permite a los miembros favorecer a sus propios proyectos. Cuba se ha presentado por primera vez con seis candidaturas (2) y ha conseguido colocar cinco entre los nominados, de los cuales Cubarte ha ganado, a mi juicio, con absoluta justicia.
En varios foros colectivos, ya sea entre colaboradores de Cubarte o entre esas espontáneas tertulias en que nos debatimos casi cotidianamente los cubanos, he llamado la atención sobre la diversidad y la profundidad de lo que Cubarte publica. Su alcance y expansión potencial es, por demás, impresionante. Y he advertido que es difícil hallar, en el vasto mundo de la WWW, algo que en ese sentido se le pueda comparar. Al parecer, así lo vieron los accionistas de la WSIS cuando votaron. Un repaso a la lista de colaboradores de Cubarte muestra la importante batería de firmas que lo asisten y otro, somero, a sus temáticas y asuntos, da fe de la diversidad de miradas y puntos de vista que sostiene. Desde la reseña literaria o de eventos y espectáculos, con criterios especializados de fondo, hasta las más diversas cuestiones que atañen a la sociedad cubana de hoy y de mañana, o la sociedad global incluso, pasan diariamente por sus páginas. Probablemente, una antología de publicaciones de Cubarte sea un libro de muy alta demanda en nuestras Ferias del Libro, o de la plástica, la música, el teatro, u otras. La ausencia de crítica de la que nos quejamos teniendo en cuenta las publicaciones periódicas en papel, cada vez más asediadas por los efectos de los nuevos tiempos tecnológicos, podría suplirse en buena medida con lo que semanalmente se le tributa a Cubarte.
Hay, entonces, dinámica, variedad y hondura en sus ofertas. No se trata de una publicación que parte de determinados tópicos de opinión para desarrollarlos en variables, sino de una plataforma que recibe buena parte de la diversidad con que el panorama cultural cubano cuenta. En su absoluta mayoría, los trabajos son originales y exclusivos. Y eso, con un equipo mínimo que suda de verdad la camiseta aunque consiga encender los aires acondicionados en los horarios permitidos.
La categoría premiada no se reduce a ese título, abarcador pero un tanto impreciso, del reflejo de la diversidad cultural, identitaria, lingüística y de sucesos locales, sino que se desglosa en quince acápites que bien se ajustan a lo que Cubarte ha venido proponiendo. Un análisis de sus contenidos, merecido y necesario, llevaría ese tiempo que, lastimeramente, casi siempre queda prolongado por la vertiginosidad de la existencia de hoy, y además un espacio que, por suerte, las nuevas plataformas informáticas ya pueden ofrecernos. He sido testigo de cómo la dirección de Cubarte se muestra con excesiva modestia, autocrítica y hasta un tanto apocada en sus sistemáticos encuentros con los colaboradores. Tal vez vale la pena sumar a esas virtudes algo de indagación que explicite lo hecho hasta el momento. Incluso un índice bibliográfico pasmaría a unos cuantos.
Pienso que no hay mejor momento que el del reconocimiento justo para proyectar los retos, pues, a pesar de esas y de otras virtudes que pudieran agregarse, Cubarte no goza de la divulgación y el reconocimiento que merece entre nuestra ciudadanía ni, siquiera, entre nuestros intelectuales y artistas. Hay varias causas y consecuencias a tener en cuenta. Por lo pronto, recomiendo una atención más especializada y casuística por parte del organismo rector, una búsqueda mejor direccionada de sus relaciones con los numerosos colaboradores y una visualidad más funcional y dinámica.
Es lo que hago cuando recibo un reconocimiento que me alegra, me emociona y me impulsa: lo ausculto cuidadosamente, para evitar sedentarizarme con la complacencia, y me pregunto cómo voy a seguir después de que la pista se ha quedado caliente. Como me siento parte de Cubarte, y me veo en un ápice de ese merecido premio, le aplico el mismo método al Portal, que ojalá muchos otros logros consiga cosechar.

Publicado en Cubarte, 2014-06-11

Notas:

(1)   Las dieciocho categorías son: Papel de los gobiernos y de todas las partes interesadas en la promoción de las TIC para el desarrollo; Infraestructura de la información y la comunicación; Acceso a la información y al conocimiento; Creación de capacidad; Creación de confianza y seguridad en la utilización de las TIC; Entorno habilitador; Gobierno electrónico; Negocios electrónicos; Aprendizaje electrónico; Cibersalud; Ciberempleo; Ciberecología; Ciberagricultura; Ciberciencias; Medios de comunicación; Dimensiones éticas de la Sociedad de la Información y Cooperación internacional y regional, y Diversidad e identidad culturales, diversidad lingüística y contenido local.

(2)   Las seis categorías cubanas nominadas fueron: El Sistema Operativo NOVA, basado en una distribución de GNU/Linux; el Portal Cuba Va, con una red social para Cuba; Creación de la Universidad de las Ciencias Informáticas, por su importancia en la formación de los profesionales de este campo; Joven Club de Computación, por su alcance comunitario; y el Portal Cubarte. O sea, dos pertenecientes a la Universidad de las Ciencias Informáticas y dos a los Joven Club de Computación y una al Ministerio de Cultura.

 

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Cromitos cubanos, El ojo atravesado y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.