Venezuela y la banda de los expresidentes

Jorge Ángel Hernándezcocodrilo

La presencia de otros dos expresidentes en Venezuela, con el abierto e insólito propósito de legitimar y alimentar la subversión inconstitucional en el país, demuestra que la conspiración internacional sigue adelante con su agenda injerencista. El filogolpismo sabe que ha perdido con el voto del pueblo, a pesar de la intensidad de la guerra económica y los inevitables errores internos, por lo que solo le queda promover un golpe que, a la vuelta de lograrlo, promocionarían como suave. Y hasta sacrificarían a algunos de los efectivos que hoy acunan, si por alguna razón el objetivo se concreta.

Como era de esperar, la prensa neoliberal, asociada a los monopolios de la información, como el Grupo Prisa, se hace eco de su cínica versión de lo que ocurre. Lo curioso es que todos los expresidentes que han reservado un cupo para el tour subversivo a la patria de Hugo Chávez tienen un tejado de vidrio en sus gestiones y un historial de arbitrariedades y manejos dictatoriales, con paramilitarismo y persecuciones incluidos, que bien pudieran llenar su buen cajón de fojas.

Pero así es el mecanismo de olvido forzoso cuando esos monopolios manejan los patrones de juicio de la información. Repiten y repetirán la palabra dictadura hasta que a los lectores no les quede otra que asumirla. Escogerán determinados hechos, y determinadas partes de esos hechos, para hacer sus cortes de edición en la insufrible propaganda global.

El reportaje de El País de este 30 de mayo, día en que se convoca la manifestación progolpista, parece un aval de beatificación. Los delitos de los condenados desaparecen por completo de las causas de arresto y las acciones violentas, con pérdidas de vidas como consecuencia, parecen no haber existido. Como parece no haber existido la leyenda negra que acompañó a las gestiones gubernamentales de esos insólitos defensores de derechos humanos. Y de repente me he acordado de un filme que viera hace unos cuantos años, en el que una banda de surfistas decide financiar su costoso deporte con asaltos a bancos. Los surfistas usaban máscaras de expresidentes estadounidenses, por lo que fueron llamados con tal apelativo por la prensa. En esta versión venezolana la prensa ha remarcado que se trata de expresidentes, aunque ha preferido obviar el carácter de banda que presentan. Estos surfistas de la política, que asaltan el proceso de revolución democrática venezolana, e intentan anular su carácter participativo, no necesitan llevar otras máscaras: con sus propios rostros basta. Apuestan por el golpismo en tanto chacharean a favor de una democracia que jamás consiguieron ejercer en sus gobiernos. Hipocresía e injerencia política. Abuso, con abundante y muy organizada propaganda de respaldo, de sus propias violaciones del derecho. Ninguno habría tenido tanta paciencia como el presunto dictador al que critican, aunque es comprensible que de un momento a otro, esta se agote ya definitivamente.

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en Charlas menudas, El Diario que a diario y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s