LA SOMBRA DEL SUICIDA

Jorge Ángel Hernández

No hay sombra más espesaAsturias Amanecer

que la que busca al suicida en su arrancada.

Las historias se tejen sin concierto

y los rumores

diluyen el encanto del ser que una vez depredara en su sonrisa.

Así se va el suicida,

aunque anote y explique,

aunque rompa y descubra entre líneas de última emboscada.

Las piezas del tablero no aceptan la piel de las casillas

ni sus hombros disculpan el gesto sin valor,

el recuerdo del espeso minuto

en que no descubrimos el peligro en sus ojos

ni la sombra, misteriosa y artera,

que seguía tramitando su arrancada.

Acerca de ogunguerrero

Oggun, orisha guerrero; con Oshosi, dueño del monte; con Elegguá, domina sobre los caminos. Mensajero directo de Obatalá. Rey de Iré, vaga por los caminos solitario y hostil. Jorge Angel Hernández, poeta, narrador, ensayista (31/8/61)
Esta entrada fue publicada en El Diario que a diario y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s