La UNEAC y sus premios literarios

Jorge Ángel Hernández

La Unión de escritores y artistas de Cuba (UNEAC) auspicia, a través de la Asociación de Resultado de imagen para "Luis Rogelio Nogueras"Escritores, tres concursos literarios cuyas fechas de plazo vencen el próximo mes de junio: el emblemático Premio UNEAC, que en esta ocasión convoca obras para niños y jóvenes, ensayo histórico social, cuento y novela policiaca; el DAVID, últimamente rescatado y potenciado, que llama a autores inéditos en novela de ciencia ficción, poesía y ensayo artístico literario; y el más reciente Beca de creación literaria “Cintio Vitier”, con el que se rinde homenaje al visionario intelectual cubano a través de proyectos de estudios críticos y de obras de ficción.

Como los plazos están a la vuelta de la esquina, agrego las convocatorias y dejo para otra ocasión el análisis de sus puntos específicos. Sigue leyendo

Publicado en El Diario que a diario, Hallazgos compartidos | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Crisis y paridades

Jorge Ángel Hernándezproyecto-cuba

Un documentado libro de Fabian Escalante Font, La guerra secreta. Proyecto Cuba, publicado por la Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 2008, ofrece datos acerca de los desniveles existentes entre el arsenal de guerra nuclear estadounidense a inicios la década del 60, cuando se decretó la publicitada Crisis de los misiles. Estados Unidos disponía de 5000 ojivas nucleares en tanto la Union Soviética solo tenía 300. Los proyectiles balísticos intercontinentales estadounidenses llegaban a 229 en tanto los soviéticos apenas sumaban 44, con solo 24 operacionales. La reseña de este libro, que publica Cubadebate, sintetiza otros datos de interés que debemos tener  cuenta a la hora de atender al falso equilibrio de la propaganda y la nota de prensa. Sigue leyendo

Publicado en Catauro folclórico cubano, Charlas menudas, Cromitos cubanos, El Diario que a diario | Etiquetado , | Deja un comentario

García Montero y el desorden de ser

Jorge Ángel HernándezGarcía Montero, Luis El desorden que soy (Ed La Línea imaginaria)

La poesía de Luís García Montero (Granada, España, 1958), fue puesta a disposición de los lectores cubanos durante la vigésimotercera Feria Internacional del Libro de La Habana. Se trata de una selección de más de medio centenar de poemas hecha por Juan Carlos Abril para el lector ecuatoriano bajo el título de El desorden que soy (1). Abril analiza en el prólogo las coordenadas esenciales de la obra del poeta granadino, entre las que revela la inserción de yo en la historia como enfrentamiento al individualismo sacralizado, la ficcionalidad del yo, la verosimilitud de la subjetividad, la “inteligencia emocional” de lo enunciado, la intertextualidad como primer punto de la enunciación, el reconocimiento de la tradición poética y, sobre todo, de sus clásicos, el equilibrio en la importancia que se le da a la escritura de elite respecto a la de la masa.

“La poesía se concibe —escribe Abril— como un efecto de verdad textual, un artificio de reproducir en una página literaria las emociones de la vida” (2) Sigue leyendo

Publicado en El ojo atravesado, Oficio de leer | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Filogolpistas españoles defienden a golpistas venezolanos de oficio

Esta columna de Lidia Falcón es a tal punto meridiana que poco agrego, al menos de momento. No obstante, es importante entender cómo se está tratando de cerrar un bloque internacional con un patrón de juicio condenatorio que usurpe la ley y el derecho para justificar el tan intentado golpe en Venezuela. El hecho de tomar a dos figuras que han traspasado todo límite legal, y todo respeto al ejercicio del voto democrático, marca las notas de cinismo elemental de estos sujetos.

Defensores de Derechos HumanosFelipe González abogado de golpistas

Lidia Falcón, en La verdad siempre es revolucionaria

Los partidos Popular y Socialista –esos que se supone enfrentados y antagónicos- se han puesto de acuerdo para conseguir que el Parlamento español, con el apoyo del PNV, CIU y UPyD, apruebe una moción en defensa de los derechos humanos, en la que piden al Gobierno venezolano la libertad de Leopoldo López y Antonio Ledesma. Personajes que han sido encarcelados por haber incitado, organizado y participado en los actos terroristas de 2014 que ensangrentaron durante varios meses varias ciudades de Venezuela con las “guarimbas”: ataques violentos que causaron 47 muertos, centenares de heridos y daños en bienes públicos y privados, y el incendio de centros de salud, colegios, universidades, jardines de infancia, instituciones del Estado, casas y comercios. Sigue leyendo

Publicado en Hallazgos compartidos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Me duelo hoy de mi madre como César Vallejo

Jorge Ángel HernándezMary Pérez en La Parranda, barrio ñáñacos

Hoy, luego de un largo viaje con tiempo de por medio, que propone jornadas intensas, altruistas, a prueba de inmediata aspiración y depredadoras de cotidianos deseos y costumbres, recuerdo una vez más el rostro, los gestos, los silencios tan llenos de mi madre. De ella he escrito en varios de mis poemas, y en mi novela La luz y el universo. Ahora convoco, para este día, Miniaturas de Palej, de Las etapas del odio, y el inédito Paisaje de mi madre, de Penúltimo cuaderno del suicida. Sigue leyendo

Publicado en El Diario que a diario | Deja un comentario

Patria y humor en la cuarteta folclórica cubana

Samuel Feijóo. Caricatura.

Samuel Feijóo visto por los caricaturistas cubanos Pedro Méndez y Jamler

Jorge Ángel Hernández

En ese hurgar azarosamente en las compilaciones feijóosianas, me he sorprendido anotando fragmentos y acotando didascalias que, sin proponérmelo, me centran más en interpretaciones estilísticas y sociológicas de su literatura que en el disfrute llano de sus versos. Sin embargo, y espero que solo por el momento, soy parte aun de la lamentable carencia analítica que acompaña a la obra folclorística de Samuel Feijóo, y me limitaré a repasar algunos de esos fragmentos de los que más disfruto, apostillando elementos que, a través de la teoría, pudieran servir de base clasificatoria y, sobre todo, de reconocimiento a la importante incidencia del pensamiento popular en la formación de valores culturales de nuestra nación.

Patria e identidad en la cuarteta folclórica serán el motivo de pivote de este instante.

En su compilación Cuarteta y décima (Letras Cubanas, 1980), Feijóo relaciona apenas cinco estrofas en el apartado de patrióticas, dos de ellas pertenecientes a las obras respectivas de El Cucalambé (Juan Cristóbal Nápoles Fajardo) y de José Martí. Se trata de cuartetas que exaltan, a través de la belleza de la patria, el carácter identitario de la nación cubana. Son demostraciones que pasan de la contemplación al testamento, como en la cuarteta martiana, que tantos niños cubanos memorizan antes de aprender a leer:

Yo quiero, cuando me muera,
sin patria, pero sin amo,
tener en mi losa un ramo
de flores, –y una bandera!1
Sigue leyendo

Publicado en Cromitos cubanos, Semiosis (en plural) | Etiquetado , , , , , , , | 1 comentario

Samuel Feijóo y la cuarteta folclórica cubana

Jorge Ángel HernándezFeijóo, S-Cuarteta y décima portada

De entre la  numerosa obra de Samuel Feijóo, ese cubano que se autodefinió como un sensible zarapico1, no es nunca esfuerzo baldío destacar su incansable trabajo de recopilador. Y aunque aún cierto sector de la rancia intelectualidad insiste en etiquetar bajo un halo de discriminación sus indagaciones folclóricas, cualquier especialista podría reconocer su alcance y su importancia, sobre todo si los marcos del juicio y el valor no insisten en seguir la tradición discriminatoria de lo popular. En esas obras imprescindibles de la vertiente de investigación folclórica, una de mis preferidas es su recopilación de cuartetas y décimas cubanas2, plena de elementos que dan fe de normas y conductas sociales y, sobre todo, de patrones culturales que han marcado el devenir histórico de la Isla. A ella recurro una y otra vez, y por diversos motivos, ya sea a causa de estados de ánimo que quiero conjurar, o exorcizar, ya porque contienen la base de una demostración científica social, o cultural.

Esa poesía espontánea, circunstancial, signada por un elemento de sentido que sobredimensiona a los rigores del estilo y a la forma estructural, es reflejo esencial de los patrones sicológicos de la sociedad inmediata al momento en que la estrofa se concibe. Cultura y sociedad son metas cardinales para el ingenio popular, de ahí que con tanta frecuencia sus creadores acudan al infalible uso de la risa. La risa en diferentes niveles de recursos estilísticos, aunque es cierto que, en ocasiones, y a causa del propio contexto circunstancial inmediato, lo escatológico se impone y el pivote de lo cómico depende de compartir ciertas degradaciones civilizatorias.

Samuel Feijóo, que era un poeta profundo, capaz de expresarse en un lirismo mayor incuestionable, reconocía también el valor de la expresión popular. Sus recopilaciones de cuartetas, décimas, refranes, dicharachos, leyendas y mitos cubanos, siguen siendo de alta prioridad en nuestro panorama de demanda editorial. Al revisarlas, no solo se descubren valores y costumbres civilizatorias que han requerido intensos procesos de transformación, sino además preceptos que el contexto social, y moral, de la época aun restringía y, sobre todo, omisiones en las que tal vez hoy no incurriría la mayoría de los ciudadanos. De cualquier modo, su labor en ese campo es esencial. De ahí que lo enunciara en el propio prólogo de la edición: “La riqueza lírica, social, filosófica, histórica, etcétera, de esta colección, brilla a ojos vistas. ¡Pero cuánto genio popular cubano perdido!”

Sátira y picardía sexual (fuertemente imbricadas o hasta contradictorias en la esencia que muestran), goce y consecuencias del parrandismo y la festividad (un tanto bajo el mismo caos de sentido que el que muestran los comportamientos festivos), filosofar sabichoso y discurrir anodino (en contraste no explícito), y hasta rejuegos y alardes con recursos lingüísticos y giros idiomáticos, nutren sus estrofas.

Para la cuarteta, que Feijóo consigna como heredera de la copla española, establece doce clasificaciones: patriótica, política, social, filosófica, erótica, “en canturía de punto y baile”, de fantasía, satírica, picaresca, variadas, grotescas, y cómicas.

Como puede apreciarse, este sistema clasificatorio no permite aislar de lo social cuestiones como las de patriótica, política, e incluso filosófica, satírica y picaresca o cómicas y grotescas. Por otra parte, las de canturía de punto y baile están clasificadas por su forma de composición antes que por su contenido, del mismo modo en que lo están las grotescas, satíricas y picarescas, que debían ser incluidas dentro del ámbito mayor de lo cómico.

Para la décima, las clasificaciones feijóosianas ascienden a catorce, sumando las mambisas, las religiosas, las de fantasía, las de “fiestas y bailes”, y las “con diálogos”. Una vez más se mezclan en el método de clasificación los puntos de vista de la forma con los del sentido, permitiendo la incidencia arbitraria y, en ocasiones, caótica. De ahí que se haga necesaria una indagación teórica acerca de estas investigaciones, que, aunque puedan tomar el intenso trabajo artesanal del sensible zarapico, incorporen otros resultados de recopilación. Es una de las tantas asignaturas pendientes de nuestra investigación académica y, sobre todo, de nuestro menguado espectro teórico.

En esta compilación, Feijóo reúne 485 cuartetas, algunas bajo subdivisiones temáticas que se asocian dentro de los doce conceptos antes relacionados. La intención que subyace en esta serie de subdivisiones permite orientarnos en el interés del compilador por transmitir un sentido de interpretación sociocultural a su trabajo. Los subidos tonos discriminatorios de las que se compilan bajo el erotismo, o bajo el racismo, acusan un saber atrofiado, aunque retransmitido, al cual la cultura debe acercarse para poder generar la necesaria evolución. Y al mismo tiempo, ese saber atrofiado se transmite y retransmite bajo juegos de ingenio y hasta con giros estilísticos que son, sencillamente, poesía, aunque no resulten muy útiles como manuales de conducta o consejos de autoayuda. Pero si el resultado analítico pasa por un distanciamiento crítico de comprensión, el documento es invaluable.

Relativo al método de clasificación, podemos observar, dentro del acápite filosófico, cómo varias de las cuartetas pueden inscribirse en el resto de las divisiones. Por ejemplo, la número 81 (p. 26):

El hombre que se enamora
de una mujer de teatro
es como el que tiene hambre
y le dan bicarbonato.

Nada impide, en este caso, colocarla entre las picarescas o, incluso, entre las sociales, pues la cuarteta alude a la supuesta disyunción que existe entre el oficio teatral y la relación natural de la pareja para la mujer. El símil, mediante el cual se pretende saciar el hambre con bicarbonato, es abiertamente cómico y significa, con el giro semiótico, lo imposible de darle valor social a una mujer de teatro. Los ejemplos son múltiples y, para no dejar este en solitario, agregaré apenas uno, correspondiente a la cuarteta 94 (p. 27):

Es coser con hilo viejo
casar con mala mujer,
que el hilo para coser
debe ser fuerte y parejo.

La mujer, y sus normas de conducta, una vez más aparecen forzadas por la sátira y, por tanto, relegadas por los roles subalternos que la sociedad le asigna. Ese hilo fuerte y parejo que entraña el deber ser femenino pasa, en la cuarteta, por la ligereza humorística de la metáfora.

La visión filosófica de la cuarteta popular recopilada por Feijóo, se halla con frecuencia ligada al refranero popular. De ahí que con tanta insistencia la conceptualización moral revele su amplio contexto de prejuicios. Otro elemento que apoya a ese filosofar sabichoso es el de parodiar frases y sentencias lexicalizadas por la tradición popular. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el aspecto formal del pie forzado es, para esos creadores, más esencial que el sentido, deudor de la reproducción tradicional de los preceptos morales de la sociedad. Con el juego formal, la creación popular reivindica su capacidad de ingenio y demuestra su reconocimiento de las estructuras. Y aunque Feijóo, reacio como fue siempre a la teorización, no lo desarrolla siquiera como hipótesis, lo hace ver, tanto en el esfuerzo de recopilación de la cuarteta, como en su modo de clasificarla, que es una pista clara para estas conclusiones.

Así, sería posible sumar a la necesidad de salvar el peso de los prejuicios que el proceso civilizatorio arrastra, la necesaria visión desprejuiciada de ese trabajo incansable de Samuel Feijóo como compilador humilde de aquellos que históricamente la cultura ha saqueado para dejarlos sin voz y, sobre todo, sin nombre propio.

1. Véase una muy completa edición de su autobiografía, El sensible zarapico, Letras Cubanas, La Habana 2013, 607 pp., ISBN 978-959-10-1943-1
2. Samuel Feijóo: Cuarteta y décima, Editorial Letras Cubanas, Ciudad de La Habana, 1980, 330 pp. A esta edición pertenecen las estrofas que se irán citando, de las que consignaremos el número de  orden, asignado por el compilador, y la página en que se hallan.

Publicado en Cubaliteraria, Semiosis (en plural), 22 de abril de 2015

Publicado en Cromitos cubanos, Semiosis (en plural) | Etiquetado , , , , , , | 1 comentario

Juan Gelman y sus ironías poéticas

Jorge Ángel Hernández

  1. Violines y cuestionesGelman encuentra a su nieta

Cuando Juan Gelman (1930-2014) publica su primer libro, Violín y otras cuestiones, Buenos Aires, 1956, lleva el respaldo de la elogiosa crítica de un poeta de la talla de Raúl González Tuñón. Un gesto del que no se arrepentiría ni el poeta ni la historia de la poesía hispanoamericana, pues la valoración se hace válida, más de medio siglo después, no solo para juzgar la obra del joven que entonces presentaba, sino además, para explorar su vasto legado posterior, hasta Hoy, Seix Barral, 2013. En ese entusiasta, profundo y comprometido prólogo, sobre el cual el crítico se apoya para arremeter directamente contra complacientes poetas, oficialistas del juicio y hasta contra editores, editoriales y el propio transcurso de la sociedad argentina de entonces, afirma:

“Con Violín y otras cuestiones Juan Gelman irrumpe dignamente en la poesía de habla española y el círculo universal de la rosa. En su libro palpita un lirismo rico y vivaz y un contenido principalmente social, pero social bien entendido, que no elude el lujo de la fantasía. Juan Gelman no es un evadido de la realidad (…) ni tampoco un “editorialista en verso”, un simple propagandista. (…) Su forma es ágil, fresca, variada en tonos y matices”. [1]

Si atendemos al desglose de esas virtudes que González Tuñón tempranamente apunta, hallamos cuatro puntos que serán una constante a lo largo de su obra poética:

1º. Lirismo rico y vivaz

2º. Contenido (principalmente) social

3º. Forma ágil y fresca

4º. Variedad de tonos y matices

La calificación de las virtudes no es baldía, pues, de limitarse a enumerarlas solo sustantivamente, no tendrían novedad que acusar. Pero la riqueza y la vivacidad del lirismo apuntan algo, y así también el “principalmente” del contenido social, la agilidad y la frescura de la forma (casi espejo de lo apuntado para el lirismo), y la indudable variedad de tonos y matices. González Tuñón cita en su prólogo algunos versos del poemario y se extiende en un productivo ejercicio de comparación de las tensiones normativas que en ese 1956, y desde antes, vivía la poesía argentina, espoleada por diversos modos de intervención extraliteraria que laceraban sensiblemente el tipo estructural de la literatura y, sobre todo, de lo poético, aquejado por un nacionalismo gauchista y reductor que limitaba el alcance de la poesía de la tierra, o por un lirismo epigonal nerudiano, etc. En Gelman, el crítico ve un acto de iluminación de esas encrucijadas, considerándolo maduro desde que irrumpe, y reconoce que en su libro “flotan saludables vientos de afirmación civil y aun en tal o cual poema desgarrado, casi patético, sin aparente salida, alienta el optimismo histórico”. Detecta además, “poemas de clima porteño, entrañable, que tocan el barro y rozan la nube, pero entre los cuales no faltan aquellos que son un toque de solidaridad con los dolores y las esperanzas de otros pueblos.”[2] Sigue leyendo

Publicado en El Diario que a diario | Etiquetado , , , | 1 comentario

Enhorabuena para el Juan Ramón Jiménez de Geovannys Manso

Jorge Ángel HernándezGeovannys Manso Sendán en Carcaras, Venezuela

De momento, solo ha llegado la noticia: Geovannys Manso Sendán, autor cubano con varios libros publicados, ha ganado XXXV Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez, que convoca la Diputación de Huelva y cuya dotación es de 6.000 euros con la publicación de la obra. El porqué del Jurado, presidido por Rosa García Gutiérrez, profesora titular de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Huelva, indica que se trata de una obra “muy completa y de un poemario arriesgado y personal, escrito desde un lirismo profundo y utilizando muchos registros del lenguaje poético”, de “exigencia estética e ideológica” y de “un uso muy pulcro y, en ocasiones, erudito y virtuoso del lenguaje poético y de todos sus recursos, sobre todo de la imagen”. No me extrañan estas condiciones, que he visto en la obra de Geovannys casi desde sus comienzos, allá en Vueltas, Villa Clara, mientras complacía a su familia cursando la carrera de medicina en Santa Clara y que se han ido perfilando con el oficio y su voraz necesidad de incrementar su cultura. Sigue leyendo

Publicado en Cromitos cubanos | Etiquetado , , | Deja un comentario

El País sigue llamando al golpe en Venezuela

Jorge Ángel Hernández

El ex presidhttp://www.cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/37726-el-pais-sigue-llamando-al-golpe-en-venezuelaente del estado español, Felipe González, ha aceptado actuar como abogado de los opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma, condenados ambos por tribunales de justicia de su país. López, quien públicamente llamara a la violencia contra el gobierno legítimo de Venezuela, desconociendo la voluntad de la mayoría que se ha expresado en las urnas, ha contado con el respaldo mediático de publicaciones como El País, quien le ha seguido el show como si fuese una de las estrellas de la alfombra roja. Ledezma ha violado los estatutos de su cargo, abusando del poder, para alentar la subversión golpista. En esta ocasión, García Margallo, a cargo de asuntos exteriores del Estado español, se hace eco de la decisión de González, bajo la contradicción flagrante de que, si bien se trata de una decisión personal, lo comunica al gobierno, quien tampoco lo asimila con un “Qué bueno, Felipe”, sino que lo retribuye con un alto eco propagandístico.

El mismo día, 23 de marzo, el también exalcalde de Caracas, Claudio Fermín, aseguró que la MUD no reúne ni un 15% de la población y que se comporta de modo tiránico, calificando a la “la Mesa” como una “dictadura de cogollo”. Revela además el ex miembro de Acción Democrática los procedimientos arbitrarios de decisiones y recaudación de sus dirigentes, apresurados en su interés por crear un clima internacional de aislamiento a la República Bolivariana de Venezuela. El diario El País no recoge estas declaraciones, sin embargo, pues esto se sale del libreto opositor por el cual se rige, en tanto continúa ampliando su agenda de apoyo a toda injerencia en los asuntos venezolanos así como en aquellos gestos que se empeñen en el descrédito del presidente constitucional de esa nación, Nicolás Maduro Moros. Ya sean artículos de opinión, ya declaraciones que cumplan con estos patrones, las hallamos abundantes en sus páginas, debidamente resaltadas e hipervinculadas.

Lo cierto es que estos opositores han actuado abiertamente, llamando a la violencia desde sus propios cargos y violando las leyes vigentes a las que han jurado respeto y devoción en las respectivas ceremonias de toma de posesión. Para El País, ninguna información que ofrezca pruebas de los intentos golpistas de la oposición es confiable, aunque sí le resulta de lo más segura aquella que hable de férrea dictadura y falta de libertad de expresión. Cuando los intereses financieros chocan… ya se sabe. Recuérdese que el Diario condenó éticamente el golpe de Carmona Estanga, pero aplaudió sus resultados, pidiendo solo que los militares se retiraran del proceso golpista. A eso se le llama transición en la mentalidad golpista de la oposición, tanto en la interna, como en aquella que cumple la injerencia mediática y gubernamental extranjera.

Ni es la primera vez que Felipe González defiende prisioneros con implicaciones políticas ni, tampoco, la primera en la que interviene secretamente en procesos de derrocamiento de gobiernos. Acaso ahora subestima sus posibilidades, o, simplemente, el filón que vislumbra es, en efecto, de beneficio personal. Desde mi punto de vista solo me queda razonar y deducir. Pero algo cierto deja este sainete: lo que llaman acción internacional (o sea, la injerencia organizada desde naciones que no respetan la Carta de las Naciones ni las Convenciones diplomáticas de Ginebra) es lo único que puede apuntalar a una oposición cuasi fantasma. Se sabe que no habrá golpe fraguado desde dentro que tenga posibilidades de triunfar, por lo que se acelera el paso del golpismo injerencista, del que El País es parte, desde luego.

Publicado en Cubasí

Publicado en El Diario que a diario, Polémicas en Web | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cuentapropismo y cultura, satanización y abulia

Jorge Ángel HernándezCuba paisaje7

Con las transformaciones en que se ha visto Cuba en el ámbito económico, han proliferado los cuentapropistas, un sector que, si bien se halla mejor definido en el capitalismo, tiene sus diferencias aun indeterminadas en el modelo socialista en transición. Y aunque haya bases y experiencias de fondo en la esfera de la comercialización, las medidas cubanas son por completo inéditas, por cuanto se implantan en un marco social de niveles educacionales, culturales y de práctica de derechos ciudadanos elementales, de considerable desarrollo, aunque con muy variables resultados de aprovechamiento.

Se trata de introducir en la dinámica cultural de la sociedad, en una fase importante de desarrollo, la percepción del avance social mediante el resultado de la comercialización y la obtención de dinero incrementado. Es una relación causa-efecto que, por su dinámica dialéctica, se transforma de acuerdo con el advenimiento de escalas de mayor desarrollo en las propias relaciones de comunicación social.

Al ratificar la planificación económica como base de la economía, el sistema crea un elemento de contención al proceso mediante el cual la producción mercantil simple se transforma en continua reproducción del capital. No obstante, al emplear esquemáticamente modelos de racionalidad capitalista, y normas de control que en la práctica económica son letra muerta, pone en riesgo esas bases que desde el poder político asegura. Pero economía y política no pueden ir aisladas. Los pequeños productores que se han apresurado a formar parte de la heterogeneidad de nuestra economía, y que se reproducen por toda la geografía nacional, no resuelven, por sí mismos, el problema del desarrollo social socialista, aun cuando ya van cumpliendo su papel de descargo de producción y servicios a un Estado que se había recargado con ese tipo de funciones. En principio, incluso, los cuentapropistas han regenerado un crecimiento del costo de los alimentos, y otros productos básicos, bajo el pretexto apenas declarado de que sus ganancias deben ser suntuosas. La mayoría de esos servicios son de muy baja calidad y no pasarían una inspección medianamente rigurosa; todos, casi sin excepción, gravan sobre la ciudadanía los costos sumamente elevados. Así, descargan sobre el Estado la culpa de la difícil variabilidad de precios en una sociedad acostumbrada por años al asistencialismo productivo, pero ideológicamente confiada en las bases esenciales del contrato social. Sigue leyendo

Publicado en El Diario que a diario, Polémicas en Web | Etiquetado , , , , , | 1 comentario

Vida del pez, de Lidia Meriño: desde el contexto femenino

Jorge Ángel Hernández Meriño Lidia Vida del pez Portada

 En su colección Faz, la Editorial Capiro ha publicado el poemario Vida del pez,[1] de Lidia Meriño, reconocida como escritora para niños en el ámbito literario cubano y latinoamericano. En esta modalidad, la autora ha publicado los libros Villa Lomita, Cauce, 2002, En el estanque azul, Cauce 2003/La Hoguera, 2010, Lloviendo, El Mar y la Montaña, 2005, Cuando el tiempo salió a paseo, Capiro 2005/ Unión 2008, El libro de todas las lunas, Capiro 2007, El día de par en par, Sed de Belleza, 2008, Leche con espejuelos, Cauce 2009 y Ciertos nombres de amor y otros versos desesperados, Matanzas, 2011. Ocho obras con dos reediciones. Vida del pez es, sin embargo, un poemario para adultos

Este breve cuaderno se compone de tres secciones: «Los trabajos y los días» (13 poemas), «Los otros» (5 poemas) y «Vida del pez» (20 poemas), con un texto introductorio que es una verdadera declaración de lo que sigue y que, por ello, me permito citar completamente:

Recorto los días, los separo igual que se limpia el arroz, desechando los granos oscuros y los que huyeron de la fiereza del molino para definirse con superior masculinidad. Imagino que alguna de estas jornadas adelanta en monotonía a las demás. Bajo el efecto de su lentitud vivo los actos con parsimonia, como quien repite los movimientos del atleta aguzado por el ojo visor de la multitud. ¿Quién instaló la semana, distinta solo para el que mira? Recorto los días, los separo igual que se limpia el arroz, para no admitir la sucesión de las horas. Sigue leyendo

Publicado en Cromitos cubanos, Oficio de leer | Etiquetado | Deja un comentario

Nueva injerencia de la USAID en Cuba: tres efectos, tres causas

Jorge Ángel Hernándezusaid we dont need your aid graffiti

El reportaje de la Associated Press (AP) que revela la intervención de la USAID en los asuntos políticos de Cuba, ha sido difundido por agencias de información de buena parte del mundo. Ni siquiera los medios más politizados contra la revolución cubana han podido ignorarlo, aprovechando sobre todo el acápite de las incompetencias de la operación en la que el foco de participación se ha centrado en jóvenes latinoamericanos. Su deliberada intención se hallaba en generar un clima de insatisfacción entre nuestra juventud que permitiera acciones drásticas de protesta y rebelión contra el sistema político cubano y, en consecuencia, la correspondiente campaña mediática internacional.

El patrón de juicio va, por tanto, de la denuncia del injerencismo estadounidense a lo torpe, y hasta ingenuo, de este tipo de maniobra. Y se deja para el razonamiento lógico general la identificación tácita de la verdadera ruta del dinero, pues estos “activistas”, quienes conocían el carácter subversivo de la misión que se les encomendaba, cobraban, según las revelaciones de AP, poco más de cinco dólares la hora, o sea, bastante menos de lo que permitirían las erogaciones oficiales de la USAID para seguir con el viejo proyecto de desestabilización del sistema soberano cubano, firmado desde marzo de 1960 por el entonces presidente Dwight Eisenhower.

Como antes con la revelación del programa llamado Zunzuneo, la ola de réplicas y glosas del reportaje tiende a reproducir tres efectos esenciales: Sigue leyendo

Publicado en El Diario que a diario, Polémicas en Web | Etiquetado , , , , , | 1 comentario

El bombardeo contra Penélope Cruz y Javier Bardem

Jorge Ángel HernándezCruz y Bardem

Un Despacho de Prensa anuncia que el productor estadounidense de origen judío, Ryan Kavanaugh, ha acusado al actor español Javier Bardem, y a su esposa, la actriz Penélope Cruz, de antisemitas e ignorantes. Días antes, el veterano actor John Voight, padre de Angelina Jolie, había arremetido contra la pareja con airadas acusaciones de antisemitismo, a lo que siguieron titulares que daban fe de que la pareja “matizaba” sus declaraciones. Bardem y Cruz aparecen como firmantes de una carta de condena al genocidio israelita en Gaza junto a más de cien personalidades españolas del arte y la cultura. Los “matices” de las respuestas de Bardem a la prensa se centraban en deslindar las acciones del ejército de las del pueblo en tanto los de Cruz aludían a que aunque ella no era “especialista” en el tema, pedía “que no la malinterpretaran”, pues no se consideraba antisemita.

Pero los bombardeos mediáticos se han hecho selectivos contra la pareja, ganadores ambos de Premios Oscar, y bien colocados en los índices de popularidad estadounidense.  Bardem alcanzó la publicitada estatuilla en 2007, por No country for old man, en tanto Penélope Cruz la recibió en 2008, por Vicky Cristina Barcelona, como mejor actriz de reparto. Este filme, de Woody Allen, fue el despegue de su visibilidad definitiva fuera del espectador hispano. Sigue leyendo

Publicado en El Diario que a diario, Polémicas en Web | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

Volvamos al «paquete»

Jorge Ángel Hernándezbotellas click

Me ha llamado la atención, luego de varios días de publicado en Cubasí, la cantidad de comentarios que generó mi trabajo «Cambios en la estrategia subversiva EEUU-Cuba».

No tanto por el número, que me parece significativo para este tipo de publicación, como por ciertos patrones de juicio que en ellos predominan. El que gana, por mucho, es aquel que culpa a la TV cubana de la popularidad que alcanza «el paquete» en nuestra población. En ese tópico, se considera que este es diverso y entretenido en tanto la televisión es monótona y aburrida. Y, aunque en menor medida, que ese «paquete» no es un intruso en nuestra formación cultural masiva, mucho menos política, sino una opción más de la que la población sabrá escoger lo mejor sin la más mínima dificultad. Todos los comentaristas que esto opinan se consideran con plena potencialidad para escoger y absolutamente suficientes para enjuiciar los productos. Tal vez el menos señalado es el que considera falso, o al menos dudoso, que sea una estrategia de subversión injerencista, dejando la culpa, aunque no de modo explícito, al deficiente uso de nuestra contrapropaganda, o propaganda de resistencia ideológica.

Estos patrones están perfectamente claros en los comentarios y reflejan, en bastante medida, hasta qué punto la estrategia de dominación cultural ha avanzado en el proceso de camuflaje de la subversión. Relacionemos los tópicos fundamentales que es posible advertir en el debate al pie del texto:

1º. La culpa de la popularidad del «paquete» la tiene la programación deficiente de la TV cubana.

2º. La población es capaz de escoger lo mejor entre la bruma de banalidad que «el paquete» contiene.

3º. Lo que la gente escoge es lo mejor por el hecho de que la gente lo escoge mayoritariamente.

4º. El gusto adocenado no perjudica al ser humano, sino que, por el contrario, lo beneficia, pues ese “es” “su gusto” y su libre entretenimiento.

5º. Que la comercialización del «paquete» es una especie de empleo irregular, y solo debe ser “mejorada” por los comerciantes antes de ser distribuida.

6º. Que el artículo anuncia una posible represalia contra los consumidores, y distribuidores, del «paquete», lo cual devendrá en su prohibición.

Como puede apreciarse, detrás de estos patrones de opinión subyacen varios temas y asuntos que reclaman acercamientos profundos y especializados, capaces de discernir los antecedentes, causas y consecuencias del fenómeno «paquete» audiovisual y la estrategia subversiva estadounidense.

Hagamos, por el momento, un simple desglose de posible orientación profesional que plantee al menos la ruta en cada uno de los términos.

1º. La TV cubana, como lo expresara algún comentarista del trabajo, transmite muchos de los productos del «paquete». La popularidad de este producto alternativo está dada por la influencia que ejercen las televisoras comerciales que, casi siempre de modo irregular, o ilegal, consume nuestra población. La TV cubana, por su parte, tiene también buenas opciones, con programas de alto nivel, tanto cubanos como extranjeros, que no son masivamente consumidos, y que no compiten, objetivamente, con los malos programas banales que también produce y reproduce.

2º. Si, como se puede comprobar fácilmente, se transmiten por nuestra TV programas de alta calidad y nivel de producción, cubanos y extranjeros, que alcanzan muy poca audiencia debido a que coinciden en horario con otros de marcada banalidad y ligereza, es falso que la población sabe elegir sin orientación educativa e informacional.

Se necesita un trabajo constante, lo más ameno posible, que no deje de profundizar en los fenómenos relativos al consumo audiovisual que la industria cultural globaliza a través de las Nuevas Tecnologías de la Información. Del «paquete» se promociona y se escoge lo peor, con más incidencia que las buenas ofertas, que suelen pasar inadvertidas para la mayoría.

3º. El hecho de escoger lo mejor espontáneamente, porque es lo que el consumidor prefiere, es una tautología que deja fuera la esencia del problema. Y un modo conformista de dejar que el «paquete» continúe su labor de zapa en el gusto popular cubano.

4º. El mismo procedimiento tautológico que se encadena con los puntos 2º y 3º: ese gusto general se halla cada vez más mediado por las direcciones que eligen las promociones dirigidas por los monopolios de la industria cultural, disfrazándolas de demanda popular genuina.

5º. La comercialización del paquete es la verdadera piratería, pues se trata de un producto sobre el cual no se ha adquirido ningún tipo de derecho de difusión y comercialización y se usa para lucro personal por parte de sus distribuidores. No es el caso de la TV cubana, que es pública, sin beneficios comerciales, y que socializa de modo gratuito los productos que ofrece.

6º. Lo que está prohibido por la ley no puede ser nuevamente prohibido por la práctica. La comercialización irregular del producto del «paquete» es un ejercicio de mercado negro; sus expendedores no son “infelices luchadores” por la sobrevivencia, sino usureros ilegales de la propiedad intelectual ajena. ¿Por qué la mayoría de los comentaristas, que son tan críticos con nuestra programación televisiva, no asumen este punto con la misma justicia?

En general, nadie se siente abducido por la subversión al reclamar su justo derecho de elección en el consumo. De ahí que sea precisamente esa vía, ya establecida como una red de comunicación en Cuba, fuera de implicaciones políticas explícitas para la mayoría de sus usuarios, una de las escogidas por la subversión que desde los Estados Unidos, y con el generoso financiamiento de la USAID, se desarrolla diariamente contra nuestro país. No es algo que se me haya ocurrido, o que haya inferido por pura paranoia, sino que está en el propio Informe  Inspección a la Oficina de Transmisiones hacia Cuba desclasificado por la BBG (Junta de Gobernadores para las transmisiones de Estados Unidos), descargable también en Cubadebate. Allí se hace explícito que el programa subversivo para Cuba se ha reacondicionado hacia el ámbito de las noticias, los deportes y el entretenimiento. Este viene, según el propio informe, del año 2012 y se extenderá hasta el 2016. O sea, que nos hallamos en el mismo centro del tiempo estratégico.

De ahí, además, que necesitemos propiciar el debate e incentivar la información, con hechos y demostraciones concretas, y con razonamientos que, al dialogar con la masa de consumidores, permita al individuo hallarse en la verdadera circunstancia de escoger, en efecto, lo mejor.

Publicado en especial de Cubasí,

 

Publicado en El Diario que a diario, Polémicas en Web | Etiquetado , , , , | 1 comentario